Yanina Martínez: la medalla a la superación de la chica que no para de correr

La rosarina y su conquista de oro en los 100 metros Fuente: LA NACION РCrédito: Héctor Vivas / Lima 2019

Brazos al viento, una sonrisa plena para la c√°mara y un brinco de felicidad. La foto que retrat√≥ a Yanina Mart√≠nez triunfando en los 100 metros T36 de los Juegos Paral√≠mpicos de R√≠o 2016 resumi√≥ el momento m√°s emotivo en la historia del deporte paral√≠mpico argentino. Un logro inolvidable de una chica con par√°lisis cerebral que dej√≥ atr√°s 20 a√Īos de sequ√≠a dorada en el paralimpismo nacional.

Pasaron tres a√Īos de aquella haza√Īa y la rosarina no se cansa de correr ni de ganar: en los Juegos Parapanamericanos de Lima 2019 se impuso tanto en los 100 metros como en los 200, en una categor√≠a orientada para atletas con una cuadriplejia moderada. A los 25 despliega su t√©cnica innata, pero incluso mejorada: es una ardilla veloz, de arranque fenomenal, que no duda en rematar cada carrera con autoridad y decisi√≥n. Cuando cruza la meta sonr√≠e con la paz de un √°ngel, pero segundos antes, durante su estampida, se muestra como un demonio imparable y decidido. Ahora, Yanina se despide de Lima con la alegr√≠a del deber cumplido y el agradecimiento del buen trato que recibi√≥ de los peruanos.

El logro histórico de Yanina en los Juegos Paralímpicos de Río 2016: una postal inolvidable

“Voy, corro y listo”. Con esa pasmosa sencillez, Yanina explica c√≥mo hace lo que hace. Cuando era una nena apenas pod√≠a caminar y ahora completa 100 metros en menos de 15 segundos. Los problemas motrices e intelectuales fueron disminuyendo en la medida que se involucr√≥ en el deporte. Antes se expresaba casi solo con gestos y sonrisas, pero con el atletismo mejor√≥ el habla, se estiliz√≥ y logr√≥ una mayor independencia. Adquiri√≥ el h√°bito de preparar sus cosas, como armar el bolso antes de cada torneo. “Para nosotros nunca fue la pobrecita que se ten√≠a que quedar en casa”, revel√≥ alguna vez su hermano Javier.

Para ella, el atletismo result√≥ en un principio una recreaci√≥n saludable para hacer amigos. A√Īos despu√©s, lo llev√≥ a otra dimensi√≥n: se convirti√≥ en la actividad central de su vida. Esta historia de superaci√≥n empez√≥ a forjarse hace 11 a√Īos, en el club Echesortu de Rosario, junto a su entrenador Mart√≠n Arroyo. Yanina prob√≥ primero con la nataci√≥n y despu√©s se inclin√≥ a las pistas de atletismo. Los dos crecieron juntos: Arroyo como coach, cuando era un estudiante de educaci√≥n f√≠sica de 21 a√Īos, y Mart√≠nez como una atleta inquieta y abierta a nuevas ense√Īanzas. Luego mudaron los entrenamientos al club R√≠o Negro, tambi√©n en Rosario. El equipo de Mart√≠nez fue complet√°ndose con una psic√≥loga, una psicopedagoga y la kinesi√≥loga.

De aquel incentivo de Arroyo para su pupila, a la que hac√≠a jugar con pelotas y la motivaba a correr distancias cortas, aflor√≥ en 2010 una atleta de alto nivel, con una llamativa dedicaci√≥n y contracci√≥n al trabajo. Y esa conexi√≥n trajo los primeros resultados resonantes con dos medallas de plata en los Juegos Parapanamericanos en Guadalajara 2011. Al a√Īo siguiente, con 18, debut√≥ en los Juegos Paral√≠mpicos de Londres 2012. Se adjudic√≥ dos medallas de oro en los Juegos Parapanamericanos de Toronto y tambi√©n triunf√≥ en las pruebas de 100 y 200 metros en el Grand Prix de Berl√≠n de 2016. Agreg√≥ una plateada en el Mundial de Londres 2017, hasta llegar hasta estas consagraciones en tierra lime√Īa.

Pero no todo fue color de rosas en la trayectoria de Yanina. En febrero de 2017 le interrumpieron el cobro de una pensi√≥n por discapacidad que alcanzaba los 4300 pesos; en su momento, el suyo fue uno de los 70 mil casos entre los discapacitados que padecieron la quita de este beneficio por invalidez. La justificaci√≥n que entonces le dieron a la madre de Yanina, Claudia Ch√°vez, fue que la atleta paral√≠mpica hab√≠a comenzado a facturar como monotributista. Sucedi√≥ que desde aquel a√Īo sum√≥ su √ļnico sponsor: Banco Provincia.

Yanina Martínez celebra tras ganar la competencia de los 100 metros en los Parapanamericanos de Lima 2019
Yanina Martínez celebra tras ganar la competencia de los 100 metros en los Parapanamericanos de Lima 2019 Crédito: Héctor Vivas / Lima 2019

En realidad, seg√ļn pudo averiguar LA NACION en aquel entonces, s√≥lo era posible que le restringieran la asignaci√≥n en caso de que comenzara a trabajar en blanco. Y ser√≠a s√≥lo una suspensi√≥n, no una quita. Finalmente, el 14 de junio de aquel a√Īo le restituyeron el monto, apenas tres semanas antes del Mundial de Atletismo en Londres. Pero l√≥gicamente, el hecho de haber tomado notoriedad colabor√≥ decididamente para que recuperara el beneficio: “Al ser conocida hicieron el cambio enseguida. Ahora, lo que pasa con el Mundial de Atletismo es que se est√° informando un mont√≥n, y en otros mundiales nada fue p√ļblico”, explicaba en su momento la madre de la atleta.

Claudia siempre fue un sost√©n fundamental en la vida de Yanina, tanto como el entrenador Mart√≠n Arroyo en la faceta deportiva. Los dos se cruzaron hace 14 a√Īos: “No esper√°bamos nada, nosotras. No conoc√≠amos lo que eran las federaciones ni el Cenard. Si no lo hubi√©ramos conocido a Mart√≠n, Yani no habr√≠a llegado adonde lleg√≥. Finalmente logramos que √©l pudiera viajar a los torneos. Y estamos muy contentos porque Yani se merece tener a su entrenador siempre a su lado”, rememora la madre.

La chica siempre mantuvo una rutina: desde el barrio de Belgrano, en Rosario, el viaje en el colectivo K hasta Mendoza y Caferata, para luego hacer la combinaci√≥n con la l√≠nea 113 y llegar a su lugar de entrenamiento en el estadio de atletismo. Una hora de viaje para ir y otra para volver. Una pr√°ctica que repiti√≥ durante 14 a√Īos. Con una diferencia en el transcurso del tiempo: los ch√≥feres empezaron a pedirle fotos gracias a su exposici√≥n p√ļblica, tanto por su gesta en R√≠o 2016 como por su problema de la quita de la pensi√≥n por invalidez.

Yanina Martínez: medalla, mascota y festejo en los 200 metros
Yanina Martínez: medalla, mascota y festejo en los 200 metros Fuente: LA NACION РCrédito: Flavio Florido/Lima 2019

Fueron muchos a√Īos de esfuerzo, entrenamiento e ilusiones, paralelamente con la lucha burocr√°tica de su madre respecto de la restituci√≥n de la pensi√≥n. Cuentan que en estos √ļltimos d√≠as, en la Villa Parapanamericana, disfrut√≥ mucho con la comida y el buen ambiente con sus compa√Īeros. Lagrime√≥ cuando escuch√≥ el himno argentino arriba del podio y no dej√≥ de juguetear con sus dos piezas de oro, que se guardar√°n en su tesoro deportivo en su hogar de Rosario. “Lima 2019 va a quedar en mi coraz√≥n. Estoy muy feliz con las dos medallas, que las quiero dedicar a mi mam√° y a mi entrenador que los quiero mucho”, subray√≥ la campeona.

Acerca de la vivencia de su dirigida, Arroyo coment√≥: “Yanina deseaba mucho estar en Lima 2019, ya que lo considera un certamen muy lindo y, por eso, se prepar√≥ con esfuerzo, demostrando, adem√°s, un amor extraordinario por el atletismo. Han sido muchos a√Īos de trabajo arduo, que desde Guadalajara 2011 viene dando logros y estamos muy contentos”.

El desaf√≠o a lo imposible. La entrega en la pista sin concesiones. El cosquilleo de la competencia y la vara cada vez m√°s alta en su af√°n de superaci√≥n. De ese combo de b√ļsquedas y sensaciones florece la mejor versi√≥n de Yanina.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!