Yacyretá por dentro. Cómo es la central que produce el 14% de toda la energía del país

La sala de m√°quinas, donde se alinean las tapas de las turbinas, tiene casi 900 metros de largo

No hay nada en la central hidroel√©ctrica Yacyret√° que sea de tama√Īo m√≥dico, discreto. Los repuestos que esperan ser colocados son tubos donde podr√≠a caber familia entera; las turbinas, gigantes sumergidos que demandan el mantenimiento de m√°s de 300 operarios y la plataforma que constituye la presa y el embalse, 67 kil√≥metros de hormig√≥n sobre el r√≠o Paran√°, justo en el l√≠mite entre la provincia de Corrientes y Paraguay.

La sala de máquinas, donde ayer los directores de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) adjudicaron obras por US$300 millones, es un pabellón de casi 900 metros de largo en el que se alinean las tapas rojas de las 20 turbinas tipo Kaplan que generan el 14% de toda la energía del sistema interconectado nacional. Debajo de cada una de esas circunferencias, una máquina se hunde casi 20 metros hacia abajo. En el punto más profundo se ubican las hélices por las que circula el agua del río Paraná: 800.000 litros por segundo.

Los generadores -la pieza del mecanismo que convierte la fuerza de la naturaleza en energía eléctrica- son desmesuradas. Para su construcción se utilizó más acero que el necesario para fabricar 70.000 autos.

Los trabajadores se trasladan por las instalaciones en bicicletas o carritos de golf

La obra de la represa binacional Yacyretá -que empezó a proyectarse en 1973, comenzó a construirse en el 1983 y se inauguró en 1998- demandó la inundación de miles de hectáreas y la reubicación de los pobladores que vivían en esa áreas . Hoy necesita de una gran planta de mantenimiento: son 140 argentinos y 170 paraguayos que todos los días trabajan para que las turbinas no detengan su marcha. En total, contando otras áreas, la central tiene 420 trabajadores.

La central es el √ļnico lugar de la EBY (que tiene tambi√©n subestaciones y oficinas a ambos lados de la frontera) en que argentinos y paraguayos trabajan juntos. Los argentinos viven mayoritariamente en la localidad correntina de Ituzaing√≥ y los paraguayos, en Ayolas, ciudades que estar√°n unidas por un paso internacional a partir del 23 de agosto pr√≥ximo, fecha fijada para que los presidentes Mauricio Macri y Mario Abdo Ben√≠tez viajen a inaugurarlo.

¬ŅSe llevan bien trabajando juntos? “S√≠, muy bien, somos muy parecidos ac√°”, dice Oscar Balbuena, ingeniero industrial, trabajador de la central desde hace 25 a√Īos y jefe de una cuadrilla de mantenimiento el√©ctrico. “Excepto cuando hay f√ļtbol”.

La central hidroel√©ctrica Yacyret√° es el √ļnico lugar de la EBY en que argentinos y paraguayos trabajan juntos
La central hidroel√©ctrica Yacyret√° es el √ļnico lugar de la EBY en que argentinos y paraguayos trabajan juntos

El pabellón de la sala de máquinas es tan largo que llevaría más de 20 minutos atravesarlo a pie. Por eso hay bicicletas apostadas contra las paredes, que los trabajadores de mantenimiento usan cada vez que necesitan ir de un lugar al otro. Los encargados de operaciones, en cambio, se desplazan en un carrito de golf.

No es necesario en todos los casos, pero a veces los trabajos de mantenimiento implican zambullirse dentro de las turbinas. “Para inspeccionar nos metemos en un carrito, acostados panza arriba con una linterna en la frente. Si sos claustrof√≥bico, te mor√≠s ah√≠. Parece que est√°s en un caj√≥n”, dice Balbuena.

El vertedero principal de Yacyret√° est√° ubicado a 84,5 metros sobre el nivel del mar, y si bien este salto es fundamental para la generaci√≥n, implica un corte del flujo natural del agua que obstaculiza el paso de los peces que se desplazan r√≠o arriba para desovar. Para eso existe algo que tiene otros nombres posibles, pero muchos llaman “ascensores de peces”. Suena ex√≥tico, pero es exactamente as√≠.

En las dos puntas de la represa se genera una corriente artificial para atraer a los peces, que entran en una especie de trampa. Luego, se cierra una reja m√≥vil y los peces son subidos dentro de esa reja hasta el punto m√°s alto de la represa y liberados del otro lado para que contin√ļen su camino. El proceso se hace cada una hora, excepto en √©poca de migraciones en las que aumenta la cantidad de peces y se hace cada 30 minutos.

Seg√ļn estimaciones del sector, cada turbina genera al menos US$150.000 d√≥lares por d√≠a en energ√≠a y ese es uno de los motivos que determina que las tareas de mantenimiento se realicen en contra el ciclo de la demanda. “El pecado es sacar la m√°quina de funcionamiento”, resume Balbuena. En verano, por ejemplo, cuando el uso de energ√≠a se dispara, se apunta a hacer solamente mantenimiento correctivo, es decir, para resolver un problema.

Actualmente hay dos turbinas en reparaci√≥n: la cuatro y la ocho. Sacar de funcionamiento estas m√°quinas est√° justificado en este momento, en que una de las tres l√≠neas de alta tensi√≥n que distribuyen la energ√≠a de Yacyret√° en la Argentina est√° fuera de servicio producto del apag√≥n que sufri√≥ el pa√≠s el 16 de junio pasado. “El problema ese nos destruy√≥ el bushing de salida de la l√≠nea tres y los componentes da√Īados son japoneses, de Mitsubishi -precisa Balbuena-. Los est√°n fabricando, pero estimo que van a tardar tres meses m√°s”.

Hay un puesto central de monitoreo y, adem√°s, uno extra cada cinco turbinas
Hay un puesto central de monitoreo y, adem√°s, uno extra cada cinco turbinas

Hay una sala de control principal -donde est√° el jefe de turno y operadores a cargo del despacho de energ√≠a, control de cargas- que monitorea permanentemente la central y una sala de control extra por cada cinco turbinas. Si surge alg√ļn inconveniente, se genera una orden de trabajo mediante la red interna de trabajo. “Nosotros agarramos la bici -dice Balbuena- y vamos hasta el lugar a toda velocidad”.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!