vuelta al ruedo al sobrero «Holgado», de Algarra

Finaliza la Feria con un cartel al que la baja del lesionado Roca Rey ha privado de un gran atractivo: la esperanza de un final explosivo, como las «mascletás», que a los valencianos tanto nos gustan. Le sustituye Miguel Ángel Perera, que se lo ha ganado al encadenar triunfos. Lo que me gusta menos es que coincida, como tantas veces, con Castella: son dos diestros de similares características.

Un año más, cierra la Feria de Julio una corrida de Luis Algarra Polera de una nobleza extraordinaria: prontos, alegres, pastueños… Se da la vuelta al ruedo al quinto. Única pega: las fuerzas justas, de alguno. Y otra, quizá más grave: estos toros muestran los límites de cada diestro.

Castella suele repetir un trasteo profesional pero escasamente inspirado. El primero sale de chiqueros embistiendo con tal nobleza que le permite torearlo con el capote como si fuera el carretón pero es flojo. Se luce Viotti, con los palos. Castella desperdicia las pocas fuerzas del toro dejándolo pasar, en estatuarios, el toro flaquea y todo queda en casi nada. Cañabate hablaba de los diestros que toreaban como si fueran un honrado oficinista. El cuarto, burraco, es todavía mejor que sus hermanos: empuja en el caballo, es codicioso, pronto, alegre. El trasteo de Castella es largo, con oficio; al final, logra algún muletazo suave y recurre al encimismo. Mata mal: oreja. Este «Peruano» ya merecía la vuelta al ruedo.

Sebastián Castella – Robger Solsona

El toreo dominador de Perera brilla ante toros con poder y movilidad. La irregularidad con la espada sigue siendo su punto flaco. Lesionado el segundo, «Inglesito» –como un Bale cualquiera–, se corre el turno: el precioso burraco embiste largo y humilla. Lidia bien Curro Javier. La nobleza del toro le permite a Perera enroscárselo a la cintura en muletazos suaves, mandones, pero lo estropea con la espada. El quinto es otro gran ejemplar, que acude con bravura al caballo (pica bien Ignacio Rodríguez). Se luce Curro Javier, con los palos, dejándose ver y provocando la arrancada. Comienza Miguel Ángel de rodillas: luego, le da distancia. El toro acude con gran nobleza, le deja desplegar todo su repertorio en una faena larga pero vuelve a demostrar su actual inseguridad, con la espada, y escucha dos avisos. Se da la vuelta al ruedo justamente a «Holgado», un sobrero que ha resultado magnífico.

Paco Ureña
Paco Ure̱a РR. Solsona

La pérdida del ojo no ha afectado negativamente a Paco Ureña sino todo lo contrario: su triunfo en San Isidro ha supuesto culminar una carrera en la que los triunfos no han sido fáciles. Viene de triunfar también en Santander. El tercero es un precioso sardo (de tres colores, blanco, negro y rojo: «como la capa de un estudiante», decía un «Diccionario cómico-taurino» del siglo XIX), todavía más noble que los anteriores. Pica bien Pedro Iturralde, midiendo el castigo. Ureña se entrega del todo con capote y muleta, emociona aguantando parones y el público también se entrega, empujado por una gran Banda de música. Mata en el centro del ruedo, a la segunda: oreja. Aunque el último no se lo pone fácil –es bondadoso pero sosito– le saca suaves muletazos, tirando de él, y logra una buena estocada (la única de la tarde). El público le premia con otra oreja y la salida en hombros. Se nota que está en racha.

Queda en mi recuerdo un gran encierro de Algarra. Y una reflexión: todos los taurinos valencianos, profesionales y aficionados, han de apoyar esta Feria de Julio, de tan larga y brillante trayectoria, que no debe perderse.

Postdata. En una valenciana Feria de Julio alcanzó uno de los mayores triunfos de su vida Ignacio Sánchez Mejías: toreó todas las tardes de la Feria. Ésa era, entonces, la «estrategia» de las primeras figuras: no rehuir los compromisos. En una foto famosa, se le ve, en uno de sus alardes de valor: delante de un miura impresionante, se sentó en la arena y se secó el sudor, con un pañuelo. En la Universidad de Nueva York, defendió las corridas de toros como máxima expresión del espíritu español. Por eso, ahora, algunos las combaten.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!