«Volver a pasar por este trance no es humano»

La noticia del fallecimiento de José Roberto Suárez, «Rober», juvenil del Navia CF, conmocionó este viernes al fútbol asturiano y provocó un mazazo en directivos, jugadores y aficionados de este equipo centenario del Principado, que hace siete meses ya sufrió otro duro golpe por la muerte de Alberto Blanco, futbolista de 16 años que perdió la vida en un accidente de tráfico.

La desolación y la tristeza invadieron este viernes el vestuario del Navia CF, un modesto del fútbol asturiano que de madrugada fue informado del fallecimiento de «Rober», jugador de 18 años. El joven futbolista llevaba ingresado en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) desde el 15 de septiembre como consecuencia de las lesiones que le produjo en una desgraciada jugada el impacto de su cabeza contra el muro perimetral del campo de El Pardo, en el que disputaba un partido de Liga contra el Marino de Cudillero.

Una impactante noticia para un club que aún tenía fresco en su memoria la pérdida de Alberto Blanco, jugador de 16 años que moría hace siete meses después de sufrir un accidente de tráfico. «Después de haber perdido a un compañero hace siete meses volver a pasar por este trance no es humano. Nos deja otro chaval ejemplar e impecable en su comportamiento deportivo», declaró Jorge Méndez, el entrenador del Navia Cf juvenil que el pasado 15 de septiembre vivía en directo el impacto de «Rober» contra el muro de El Pardo.

Méndez y todos los jugadores del club reviven ahora el mismo sufrimiento y dolor que invadió a la familia del Navia CF cuando en febrero de este mismo año se conoció de la muerte de Alberto Blanco en un accidente de tráfico. «Ahora sólo nos queda estar unidos entre nosotros como vestuario, y hacer lo propio con su familia. Unirnos en el dolor y mantener viva su memoria entre nosotros», afirmaba este viernes el técnico, visiblemente afectado por la pérdida del joven y por el sufrimiento de sus compañeros. «Era un chaval ejemplar en lo académico e impecable en el comportamiento deportivo», destacaba Jorge Méndez.

La Federación asturiana de fútbol decretó este viernes dos días de luto durante la jornada del fin de semana, y se guardará un minuto de silencio en cada partido por la pérdida del futbolista asturiano, que será despedido por sus familiares y amigos este mismo sábado.

Una jugada desafortunada

La jugada desafortunada que ha acabado costando la vida a «Rober» sucedió, según explicó El Comercio este viernes, el sábado 15 de septiembre, en el campo naviego de El Pardo, donde se disputaba el primer partido de liga correspondiente al grupo IV de Tercera Juvenil entre el Navia CF y Marino de Cudillero. Mediada la primera mitad, una disputa de balón terminó con el jugador naviego golpeando contra el muro de hormigón que rodea el perímetro del terreno de juego. «Giró sobre sí mismo, cayó para atrás y pegó con la cabeza en el muro», comentó conmocionado Julio González, secretario del Navia CF, que resaltó lo aparatoso que fue el choque «sangraba mucho, convulsionaba y perdió el conocimiento. Todos los que estábamos presentes nos echamos las manos a la cabeza».

La presencia de un médico en el campo le salvó la vida tras el choque. El pediatra naviego Venancio Martínez realizó los primeros auxilios y minutos más tarde fue evacuado en una ambulancia medicalizada al Hospital de Jarrio, donde rápidamente decidieron trasladarlo al HUCA en helicóptero. Desde el sábado 15 de septiembre estuvo en la UCI y fue intervenido quirúrgicamente, aunque su situación continuó siendo muy grave. En la noche del jueves se confirmó su fallecimiento a los 18 años, tras doce días en una situación muy grave.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!