VOLT y #estavezvoto, dos maneras de impulsar el voto joven y combatir el nacional-populismo en la UE

Las elecciones europeas de 2014 llegaron en el peor momento para la UE: crisis económica y del euro, con Grecia al borde del precipicio, paro del 24% en España y las sanciones de Occidente a Rusia por Crimea y el este de Ucrania. Ya solo el récord negativo de participación, 42,6%, suponía un serio aviso al futuro a medio plazo de la UE, pero las victorias de partidos euroescépticos en dos de las principales economías de la Unión, el Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) y el Frente Nacional francés, anunciaron el cambiante orden mundial liderado por partidos nacional-populistas que llegaría unos años más tarde. Un lustro después, en un contexto de crecimiento de las principales potencias, las amenazas al statu quo europeo ya no son meramente económicas sino apuntan directamente a los propios valores europeístas. La abstención de los votantes más jóvenes facilitaron las inesperadas victorias de los partidarios del Brexit, en Reino Unido, y de Donald Trump, en Estados Unidos, y por primera vez un gobierno de marcado carácter euroescéptico -Movimiento 5 Estrellas y la Liga, en Italia- se encuentra a los mandos de un Estado signatario de los Tratados de Roma que dieron origen a la Unión Europea.

A falta de medio año para los comicios, la oficina del Parlamento Europeo en Madrid presentó el pasado viernes la campaña ciudadana #estavezvoto para apelar especialmente a los menores de 30 años. Jóvenes como Jaime Villalba, Carlota Núñez Strutt y Sandra Arévalo, estudiantes de la Universidad Rey Juan Carlos, forman parte del equipo de voluntarios que ha conseguido ya cerca de 1.000 participantes de la campaña en España de los 100.000 que se han unido en toda Europa. «La gente joven debería ser la primera en estar interesada en votar», comentó Jaime, que ya había animado a otros 70 jóvenes a movilizarse para aumentar la participación en nuestro país. #estavezvoto busca convencer a nivel de calle a gente a la que el Parlamento no suele llegar.

Bajo el título de «Esta vez es diferente», en 2014 la campaña del Parlamento Europeo buscaba esencialmente legitimar los poderes de la UE tras décadas de «déficit democrático» del proyecto europeo. «Una novedad importante introducida por el Tratado (de Lisboa) es que, cuando los Estados miembros de la UE proponen un candidato a presidente de la Comisión Europea, para suceder a José Manuel Barroso en otoño de 2014, deben, por primera vez, tener en cuenta los resultados de las elecciones europeas», rezaba el informe lanzado hace cinco años. El proceso del conocido como candidato principal (o Spitzenkandidat, en jerga comunitaria) fue utilizado por primera vez en el nombramiento de Jean-Claude Juncker en 2014. El favorito a sucederle es el socialcristiano alemán Manfred Weber, de los populares europeos, que según una proyección del portal «Politico» ganaría otra vez las elecciones europeas con unas proyecciones de hasta 189 eurodiputados (de 705, tras la retirada de los británicos).

«¿Autocrítica por las elecciones de 2014? La hacemos todos los días. Por ello cada campaña tratamos de hacer más cosas, más diferentes, adaptarnos a lo que la realidad nos exige. Lo que hemos aprendido – aunque ya lo sabíamos- es que una institución sola no va a conseguir nada, es una tarea de muchísima gente y por eso abrimos nuestro esfuerzo a todos los demás», responde a ABC el director de comunicación de la Eurocámara, Jaume Duch, sobre la falta de participación en los pasados comicios. En esta línea, el presidente de la Eurocámara, el italiano Antonio Tajani, presentó la pasada semana el portal interactivo «Lo que Europa hace por mí», donde por ejemplo un extremeño puede consultar la aportación de la UE a su comunidad: la Iniciativa de Empleo Juvenil y el Programa de Desarrollo Rural de Extremadura, entre otros proyectos. «Los europeos se preguntan qué ha hecho la UE por ellos la UE. Esta página ofrece respuestas claras y fáciles de entender. Es una herramienta útil para acercar Europa a sus ciudadanos», expresó Tajani.

«Al inicio nos llamábamos VOX»

Las iniciativas de cara a las próximas elecciones europeas sobrepasan las instituciones europeas. Así, el pasado fin de semana también se presentó en Madridel primer movimiento progresista paneuropeo, VOLT Europa. «Queremos un futuro donde nuestro continente ofrezca beneficios económicos compartidos y oportunidades para todos. Un futuro donde todos se sientan cómodos independientemente de su género, color de piel, religión o cualquier otro rasgo», enunció el pasado domingo el italiano Andrea Venzon, que junto a otros dos jóvenes treintañeros, la francesa Colombe Cahen Salvador, y el alemán Damian Boeselager, fundaron en marzo de 2017 este partido que se presentará con un programa único y las mismas siglas en varios países europeos. «Al inicio nos llamábamos VOX, pero sabíamos que en España estaba vinculado a ideales que estaban muy lejos de los nuestros», explicó Venzon, refiriéndose al partido político español «que está a las antípodas de este movimiento progresista».

En un acto celebrado en el Hotel Preciados el pasado domingo y al que acudieron decenas de interesados y miembros de VOLT España, se presentó el nuevo presidente de la rama española, Chema Larrea, que venció el día anterior con un 60% de los apoyos a su compañero Blai Carandell. «Queremos avanzar con el sueño de los padres fundadores de la UE de lograr un poder supranacional, impulsando un proyecto que sea lo más integrador posible, y que no deje a nadie atrás», subrayó Larrea, que ya se quedó a las puertas de representar a Unión Progreso y Democracia (UPYD) en las pasadas elecciones europeas tras un congreso en el que ganó Francisco Sosa Wagner. «Apenas hace ocho meses éramos tres personas en un bar de la Latina, ahora somos casi 500 en España y 15.000 en toda Europa», añadió. El congreso se nutrió de más caras conocidas de UPYD como el filósofo Miguel Ángel Quintana Paz y los eurodiputados independientes Enrique Calvet y Beatriz Becerra, todos ellos ya fuera de la formación magenta, para arropar a los «jóvenes de la generación Erasmus» que lideran VOLT Europa. «El partido no cuenta con grandes patrocinadores, se financia con donativos personales. Se está dando a conocer en distintas ciudades a través de «meetups» (encuentros informales) en bares, centros culturales o cafés», informan desde la organización.

«La construcción europea ha sido la más exitosa de todos los procesos de integración que han existido en el mundo», dijo el historiador y catedrático Jean Monnet Rogelio Pérez- Bustamante también presente en el congreso fundacional del partido en España. Desde VOLT defienden medidas como «una renta mínima o un sistema de gestión de los flujos de refugiados que prevea sanciones a los Estados que incumplan sus responsabilidades de otorgar asilo».

En las elecciones de 2014 solo votaron un 27 por ciento de los electores con edades comprendidas entre los 18 y los 25 años. La amenaza a los valores europeos del nacional-populismo ha alentado a miles de jóvenes, desde la sociedad civil o uniéndose en forma de partidos políticos, a organizarse para decidir cómo quieren que la Unión Europea les represente. Como en las pasadas elecciones legislativas en EE.UU., los jóvenes tienen la ocasión de no dejar su futuro en manos de sus mayores para evitar más traumas como el Brexit, la victoria de Trump en EE.UU. o Jair Bolsonaro, en Brasil, y la llegada al poder del tándem Di Maio-Salvini, en Italia. «Fuera de la UE las cosas no van del todo bien, quizá eso ayude a los demás a entender que la UE es una receta que puede conseguir que las generaciones futuras vivan en unas condiciones similares a las que han vivido los europeos en los últimos años», concluyó Duch.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!