Víctimas del Próvolo presentarán el caso en las Naciones Unidas

El grupo que viajó a Suiza e Italia, ayer, en Ezeiza Crédito: Diego Spivacow

Ayer, viajaron a Suiza junto a familiares; tambi√©n solicitaron una audiencia con el Papa, pero a√ļn no tuvieron respuesta

Tres v√≠ctimas de abuso sexual en el Instituto Pr√≥volo, junto a familiares y abogados, se reunieron ayer en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza para viajar a Suiza, donde presentar√°n el caso frente al Comit√© de la Tortura y el Comit√© de los Derechos del Ni√Īo de la Organizaci√≥n de las Naciones Unidas ( ONU). La segunda escala ser√° en Roma, donde se encontrar√°n con organizaciones que luchan contra el abuso eclesi√°stico. Ya le solicitaron una audiencia al papa Francisco, y a√ļn no tuvieron respuesta.

“Queremos la visibilizaci√≥n internacional del caso. Debe haber un cambio cultural en la Iglesia. Buscamos una respuesta concreta por parte de los organismos de la ONU. Nosotros estamos yendo con las v√≠ctimas como la prueba irrefutable de lo que pas√≥. En Roma nos vamos a juntar con otras v√≠ctimas de distintos casos, pero todas v√≠ctimas del mismo victimario”, dijo Sergio Salinas, abogado de Xumec, una asociaci√≥n civil que vela por la promoci√≥n y protecci√≥n de los derechos humanos. Estaba junto a Lucas Lecour, otro abogado de la asociaci√≥n.

En el hall del aeropuerto, al grupo se lo ve√≠a expectante. Los “sobrevivientes”, como se hacen llamar, se comunicaban entre ellos a trav√©s de lengua de se√Īas. Todas las v√≠ctimas del Pr√≥volo son hipoac√ļsicos. Y ayer fue un d√≠a importante para ellos.

Entre los abusos y el momento en el que se hizo la denuncia frente a la Justicia ordinaria pasaron muchos a√Īos de un silencio doloroso para las v√≠ctimas. Por ejemplo, Daniel Sgardelis, que tiene hoy 44 a√Īos y ayer viaj√≥ a Europa, lleg√≥ al Pr√≥volo de La Plata en 1984, y estuvo ah√≠ entre los 6 y los 17 a√Īos. Se anim√≥ a hacer la denuncia reci√©n en 2014.

El 25 de noviembre pasado, los sacerdotes Nicola Corradi, de 83 a√Īos, y Horacio Corbacho, de 59 a√Īos, fueron condenados a 43 y 45 a√Īos de prisi√≥n acusados de cometer 25 hechos de abuso sexual simple, agravado y corrupci√≥n de menores.

“Como familiar de una sobreviviente es muy fuerte ir a encontrarnos con otras v√≠ctimas, porque este encuentro demuestra que no fue algo aislado sino que hay un cuesti√≥n sistem√°tica y que esto pas√≥ en todo el mundo. Hemos salido de las sombras para ir a la ONU. Aunque nadie nos va a devolver todo lo que nos robaron a las familias, sobre todo a ellos”, dijo √Črica Labeguerie, hermana de una v√≠ctima.

Respecto del pedido de audiencia con Francisco, el abogado Salinas dijo: “Queremos que el Papa reconozca a las v√≠ctimas del Pr√≥volo y facilite las pruebas que se han ocultado. Que hoy se siga descubriendo la verdad tambi√©n depende de Francisco”.

La historia tr√°gica del instituto Pr√≥volo en la Argentina empez√≥ el 31 de enero de 1970 cuando, seg√ļn el expediente judicial, Corradi lleg√≥ desde Verona, Italia. La Iglesia lo hab√≠a trasladado por las denuncias de abuso en Europa, y lo puso al frente de la sede en La Plata. En 1997 lo volvieron a trasladar por los mismos motivos, esta vez, al Pr√≥volo de Luj√°n de Cuyo, donde entr√≥ en escena el cura Corbacho.

Ah√≠ tambi√©n hubo otros implicados, como el empleado Armando G√≥mez, que fue sentenciado a la pena de 18 a√Īos de prisi√≥n. A la espera del juicio est√° la monja Kosaka Kumiko, la m√°s complicada porque sobre ella pesan denuncias de abusos, otra religiosa llamada Asunci√≥n Mart√≠nez, acusada como part√≠cipe primaria, y la exdirectora del instituto, Graciela Pascual, identificada por las v√≠ctimas como “la jefa” y mano derecha del director Nicola Corradi.

Las otras mujeres imputadas por participaci√≥n primaria son las exdirectoras en las sucesivas administraciones a lo largo de los a√Īos: Gladys Pinacca, Valeska Quintana y Cristina Leguiza. Tambi√©n est√°n se√Īaladas por la Justicia la cocinera Noem√≠ Paz y la psic√≥loga Cecilia Raffo. El monaguillo Jorge Bord√≥n, por su parte, fue condenado a 10 a√Īos de prisi√≥n en un juicio abreviado.

De los casos de abusos sexuales en la Iglesia argentina, el del Pr√≥volo fue el m√°s escandaloso por la cantidad de hechos y la violencia con la que se llevaron a cabo. Y a√ļn m√°s por el hecho de que las v√≠ctimas eran chicos hipoac√ļsicos.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!