«Viajaremos a Barcelona pase lo que pase»

Guardar

Este «lío» una pena, pero la denominada «mejor Liga del Mundo» pierde potencial ante los acontecimientos extradeportivos que rodean al clásico y que ya provocaron su aplazamiento hace mes y medio. Es la opinión del vestuario del Real Madrid. El equipo blanco piensa, en su fuero interno, que «la mejor Liga del mundo» no puede depender de vándalos o de intereses políticos. Y ahora mismo, con apoyos políticos desde el poder, nuestro campeonato español, es cierto, se encuentra a expensas de esos dos factores. Expuesta esta realidad indiscutible, los futbolistas del Real Madrid son rotundos: quieren viajar, pase lo que pase, y esperan poder disputar el partido frente al Barcelona.

Los jugadores advierten que no le tienen miedo a nada, ni a nadie. Todos querrían estar en esa convocatoria del próximo martes para volar a la ciudad Condal. Y esperan jugar. Quieren disputar el partido. No les preocupa el ruido generado alrededor del clásico.

El Real Madrid viaja primero a Valencia, hoy, con la visita al Barcelona en el subconsciente. Zidane ha pedido a sus hombres que se concentren en intentar ganar hoy en Mestalla y aparquen el clásico hasta mañana. Así lo harán. Futbolísticamente están inmersos en el encuentro de esta noche. Pero la repercusión extraordinaria del Barcelona-Real Madrid es un asunto que comentan en la cocina blanca, porque les concierne en el ámbito de su seguridad personal.

Caminando, si se lo piden

Los profesionales del Real Madrid irán el miércoles «a jugar solo un partido de fútbol» y son las víctimas elegidas, ideales, de una convocatoria política para aprovechar el clásico con otros fines. La presencia del equipo de la capital es el momento perfecto para quienes buscan la notoriedad.

Zidane ha dialogado con su plantilla y ha dicho que no se dispersen en pensar en asuntos que no les atañen. Ellos viajarán en avión el miércoles por la mañana, cogerán el autobús camino del hotel Princesa Sofía, harán estiramientos, comerán y descansarán allí, tomarán de nuevo el autobús a las seis y cuarto de la tarde para ir al Camp Nou y lo demás ya no dependerá de ellos.

El equipo está tranquilo, porque su única responsabilidad será disputar el clásico. Y si no se puede jugar, que se tomen las medidas pertinentes y se aplique el Reglamento federativo. Pero son cuestiones que no son de su incumbencia y no les ocupa ni debe preocuparles. Lo que suceda o pueda suceder fuera del césped no les desconcentrará de su objetivo, que es intentar ganar o puntuar. La parafernalia externa no depende de ellos. Zizou les ha advertido que el ruido de las medidas de seguridad y de tantas declaraciones puede afectar y no tienen que permitirlo.

El traslado de quinientos metros desde el hotel Princesa SofĂ­a al Camp Nou es uno de los puntos fundamentales del dispositivo de vigilancia policial dirigido por los Mossos. A los jugadores no les importarĂ­a ir caminando al estadio si asĂ­ se decidiera. No sienten temor alguno.

Habrá varios viajes desde el hotel al estadio azulgrana y viceversa a lo largo del día, pues además del equipo deberán realizarse varios movimientos de los directivos visitantes.

Si es que se juega

La representaciĂłn institucional del Real Madrid, con Florentino PĂ©rez al frente, tiene previsto acudir a las dos de la tarde al Camp Nou a la comida oficial con el Barcelona. Esa cita en la sede de la entidad facilita la seguridad, pues un traslado a un restaurante exigĂ­a un despliegue extraordinario policial en la estancia y en el recorrido durante un mĂ­nimo de tres horas.

Los directivos madridistas regresarán al hotel antes de las cinco de la tarde. Los jugadores serán trasladados al estadio pasadas las seis y cuarto, pues el encuentro debe comenzar a las ocho. Antes, a las siete, la representación oficial del Real Madrid regresará al coliseo barcelonista para presenciar el encuentro desde el palco presidencial.

«Espérese a ver si se juega», manifestaba un directivo blanco ayer. «Nosotros haremos en todo momento lo que se nos diga desde las fuerzas de seguridad».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!