¬ęVi c√≥mo desaparec√≠an en el mar mis once compa√Īeros de viaje¬Ľ

El pasado 11 de enero TP 1 (testigo protegido 1) lleg√≥ en avi√≥n a Casablanca (Marruecos) procedente de Senegal, su pa√≠s natal. En la madrugada del 1 de abril, una embarcaci√≥n de Salvamento Mar√≠timo le rescata de aguas del Estrecho tras volcar el peque√Īo bote hinchable en el que intentaba llegar a Espa√Īa junto a 11 compa√Īeros de viaje. √Čl es el √ļnico superviviente y tambi√©n la √ļnica persona que tiene las claves para desmantelar la red de traficantes de seres humanos a la que ha pagado 500 euros por la traves√≠a, como el resto de los inmigrantes. Ya en Espa√Īa decide colaborar con la UCRIF Central de la Comisar√≠a General de Extranjer√≠a y Fronteras. El organizador del viaje es detenido el 7 de septiembre pasado en √Čpila (Zaragoza) gracias a la colaboraci√≥n del inmigrante.

El testimonio de este joven, de apenas 20 a√Īos, es por una parte desgarrador, pero por otra refleja de forma muy precisa el modo en el que act√ļan las mafias de la inmigraci√≥n irregular en funci√≥n del poder adquisitivo del candidato. En este caso, el protagonista de la historia se tiene que conformar con unas condiciones de viaje que aumentan mucho las posibilidades de morir ahogado.

¬ęCuando llegu√© a Casablanca -explic√≥ TP1 a los investigadores- conoc√≠ a un compatriota con el que entabl√© amistad, y que como yo quer√≠a dar el salto a Europa. Poco despu√©s comenzamos a residir con otros senegales en un piso del barrio de Ain Sebaa de esa ciudad marroqu√≠, en el que tambi√©n viv√≠a un gambiano. La vivienda estaba cerca de la mezquita de Al Mane y de una comisar√≠a de Polic√≠a¬Ľ.

Primer contacto

Ese mismo mes, TP1 y su amigo conocieron a otro senegal√©s que tambi√©n resid√≠a en ese barrio. Este individuo, al conocer las intenciones de los dos amigos, ¬ęnos dijo que conoc√≠a a un hombre llamado Khalifa que nos pod√≠a poner en contacto¬Ľ con organizaciones criminales de Casablanca y T√°nger dedicadas al tr√°fico de seres humanos y les dio el n√ļmero de tel√©fono de un tal Moustaph√°. Cuando se pudieron comunicar con √©l les confirm√≥ que les ayudar√≠a, siempre y cuando, claro est√°, le pagaran 500 euros.

Durante sus tratos con Moustaph√°, TP1 y sus amigos supieron que el l√≠der de la organizaci√≥n era una cham√°n de origen nigeriano. Los ¬ęcandidatos¬Ľ pagaron la cantidad acordada y a partir de ese momento ten√≠an que esperar a que se les avisase para emprender el viaje. A lo largo de las semanas hubo tres intentonas, que por distintas razones no llegaron a prosperar, lo que provoc√≥ la ruptura de relaciones y la exigencia de que se les devolviera el dinero abonado, a lo que la red criminal accedi√≥.

El segundo contacto de TP1 y sus compa√Īeros, ya definitivo, fue un tal Djiby Faye, de 28 a√Īos y tambi√©n senegal√©s, que les dio garant√≠as de que har√≠an el viaje muy pronto. En esta ocasi√≥n s√≠ se cumplieron las expectativas y este individuo los cit√≥ la madrugada del 30 de abril en un punto de la costa conocido como Polo 7, muy cerca del Hotel Tarifa de T√°nger.

Una vez m√°s las esperanzas del grupo se vieron frustradas en el primer momento, ya que los miembros de la red mafiosa les dijeron que no podr√≠an zarpar de ese punto debido a la vigilancia de la Marina marroqu√≠. Los inmigrantes fueron citados de nuevo unas horas m√°s tarde, a las cuatro de la madrugada, en el llamado Polo 14. Lo que se encontr√≥ el grupo all√≠ fue una peque√Īa embarcaci√≥n hinchable tipo zodiac a la que hab√≠an adherido con cinta aislante un peque√Īo motor.

Los traficantes de seres humanos les dieron apenas unas instrucciones -¬ęnavegar en direcci√≥n a Portugal y cuando ve√°is la costa poned rumbo a Espa√Īa¬Ľ-y les entregaron cuatro remos por si se paraba el motor… En esas condiciones doce personas emprenden la que se convertir√≠a en la √ļltima traves√≠a para once de ellas.

Llamadas de teléfono

Como casi siempre, las mafias de la inmigraci√≥n alertaron a la Cruz Roja de la salida de la zodiac y facilitaron a la ONG el tel√©fono m√≥vil de uno de los viajeros, en concreto TP1. Entre las nueve y las diez de la ma√Īana una trabajadora de esa organizaci√≥n marc√≥ ese n√ļmero, explic√≥ a su interlocutor que les hab√≠a llamado Dibi Faye y les intent√≥ transmitir tranquilidad. Adem√°s, le pidi√≥ que le diese un punto de referencia para facilitar sus b√ļsqueda, lo que el protagonista de esta historia no supo hacer.

Los ocupantes de la zodiac llegaron a ver un helic√≥ptero e hicieron se√Īales, pero lo cierto es que la aeronave no los detect√≥. Poco despu√©s, la trabajadora de Cruz Roja se volvi√≥ a poner en contacto con TP1 para saber c√≥mo iba todo.

Despu√©s de esta segunda llamada se precipitaron los acontecimientos. El peque√Īo motor de la embarcaci√≥n se par√≥, los inmigrantes comenzaron a remar y el fuerte oleaje hizo volcar la zodiac. ¬ęNo volcamos solo una vez, lo hicimos dos veces y mis compa√Īeros comenzaron a desaparecer en el mar¬Ľ, relat√≥ TP1. Agarrado como pod√≠a a la balsa, el joven vio c√≥mo las aguas arrastraban, uno tras otro, a sus amigos Modou Mbangue, Ablaya Seka, Ibrahim, Aduley Sy, Bouy√© Fall o Djili Mebenque, lo mismo que al resto de sus compa√Īeros de viaje.

En ese trance hubo una nueva llamada de la cooperante de Cruz Roja, aunque en esta ocasión no pudo atenderla. En esos momentos luchaba por salvar su vida y además el terminal estaba inutilizado al haberse mojado.

Cuando √©l mismo estaba a punto de dejarse arrastrar por el mar la patrullera de Salvamento Mar√≠timo le rescat√≥ de las aguas. Hab√≠a cuatro cad√°veres a su alrededor. Fue llevado al pabell√≥n de acogida de inmigrantes de Tarifa. La Polic√≠a habl√≥ con √©l y TP1 decidi√≥ colaborar. Lo hizo de forma ejemplar, ayudado siempre por los investigadores. As√≠ supo que Djiby Faye hab√≠a llegado el 28 de julio a Tarifa en una patera segura, ya que no logr√≥ un visado para viajar. Y que tras pasar por Barcelona hab√≠a llegado a √Čpila, en Zaragoza.

La Policía lo encontró allí y ahora está en prisión acusado de 11 homicidios por imprudencia y tráfico de seres humanos. Le espera una larga temporada a la sombra y luego la expulsión. Se hace, por fin, justicia.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!