Varsovia cumple con la UE y repone a los jueces retirados

El Gobierno polaco cedió ayer definitivamente en su pulso con la Unión Europea (UE) y aceptó la reincoporación a su cargo de los jueces del Tribunal Supremo (TS) que forzó a jubilarse de manera anticipada. Así lo ordenó el presidente, Andrzej Duda, siguiendo la línea de las enmiedas a la reforma judicial que aprobó a finales de noviembre el Parlamento, donde la mayoría de las sillas las coupan diputados del partido nacionalista Ley y Justicia (PiS, por sus siglas en polaco).

La decisión del Gobierno adquiere el tono de una claudicación ante Bruselas, que ya había expresado en el pasado su descontento con la polémica medida. La UE criticaba la reforma porque la consideraba una instromisión del Ejecutivo en la Justicia, y, por tanto, una violación a la separación de poderes, dañina para la calidad de la democracia en el país. Por su parte, el partido PiS argumentaba la pertinencia de su propuesta, que presentaba como una iniciativa destinada a mejorar la eficacia del TS y a expulsar a los jueces nombrados durante la dictadura comunista. Lo cierto es que las atribuciones de los magistrados que gestionan el órgano son de gran importancia. Dos son las principales: vetar la legislación y controlar el nombramientos de otros jueces.

El tira y afloja entre Varsovia y Bruselas comenzó el pasado julio, cuando Polonia aprobó reducir la edad de jubilación de los jueces del TS de los 70 a los 65 años. A las críticas de la UE se sumaron las de muchos ciudadanos, que salieron esos días a las calles de la capital para expresar su descontento con las políticas gubernamentales. Incluso Lech Walesa, el que fuera líder del sindicato Solidaridad, clave en la caída del régimen comunista de Polonia, se unió a las protestas.

El golpe definitivo llegó cuando Bruselas denunció la reforma ante el Tribunal de Justicia de la UE, que ordenó en octubre su suspensión. Fruto de esa sentencia, el Gobierno polaco, por ahora, ha dado marcha atrás.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!