Varea se corta la coleta en la Feria de Julio de Valencia

Varea se cortó la coleta este viernes en la Feria de Julio de Valencia. Lo hizo el presidente de su peña en Almazora. Precisamente, el mejor tore de la tarde surgió de la muleta de Varea ante el segundo. Un toro noble y con calidad en sus embestidas que permitió al castellonense realizar una excelente labor toreando sobre ambas manos. Toreo caro que desató los oles mas rotundos de la tarde. Se vino un poco abajo el del Parralejo y obligó a Varea a acortar la faena, A partir de ahí vino un auténtico calvario con la espada que disipó toda opción de triunfo. Muy buenas embestidas por el pitón izquierdo le regaló el de Las Ramblas también a Varea que en esta ocasión no terminó de verlo claro y no acabó de confiarse. Volvió a fallar esta vez con el verduguillo.

Con dos largas afaroladas le dio las buenas tardes Jesús Duque al primero de la tarde y que no pudieron tener la continuidad con el toreo a la verónica por la informalidad del toro en sus embestidas. Comenzó la faena con un pase cambiado por la espalda en los mismos medios, terrenos poco aconsejables por el viento que soplaba en esos momentos. Pero precisamente en esos terrenos después de haberlo cerrado en el tercio, fue donde Duque logró una meritoria serie con la derecha que sirvió para que el trasteo tomara fuerza en el tendido. La buena disposición del torero así como una buena estocada fueron determinantes para la concesión de un trofeo.

La buena disposición del valenciano también fue determinante para obtener otro trofeo del cuarto y abrir la puerta grande.

Desde las largas cambiadas de recibo, al emocionante inicio de faena con las dos rodillas en el suelo en los medios. La faena se desarrolló casi en su mayoría por el pitón derecho, en series llenas de altibajos en las que la embestida de este buen ejemplar fue gobernada en pocos muletazos. Un pinchazo precedió a una buena estocada que desató el clamor entre sus muchos paisanos.

Jesús Chover quiso poner mucho de su parte durante el festejo pero pocas cosas le salieron a su gusto ante su primero que fue mal lidiado y se rajó a las primeras de cambio. El sexto, al que banderilleó de manera espectacular le regaló muy buenas embestidas pero exentas de emoción para el tipo de toro que necesita este torero. Faena larga y voluntariosa pero exenta de emoción mal rematada con la espada.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!