Valverde exprime el talento inagotable

Descienden los ciclistas como cuchillos por la cuesta acolchada de Lucena y gracias a esa protecci√≥n evitan un panorama aterrador, barranco de piedra con visi√≥n en picado que conduce a las bell√≠simas entra√Īas del pueblo. Por all√≠ pasa el Movistar en carroza, sus peones afanosos para cancelar escapados y procurar el escenario que enamora al personal. Una monta√Īa en formato pared, una refriega estupenda entre los cuatros mejores de la Vuelta (que son Roglic, Quintana, Superm√°n L√≥pez y Valverde) y un triunfo estelar, uno m√°s, del murciano. Tipo incombustible a unos meses de los cuarenta a√Īos que no desprecia una oportunidad e impone su talento all√° donde pisa. 127 victorias. Majestuoso. Hermosa la visi√≥n de un campe√≥n del mundo extendiendo los brazos en Mas de la Costa. ¬ęVoy a cumplir 40 y a veces me sorprendo de estar a este nivel¬Ľ, resume alegre. Superm√°n L√≥pez vuelve a ser el l√≠der en este tr√°nsito impetuoso por la Sierra del Espad√°n. Pese a que la capital de provincia tiene como ap√©ndice De la Plana, Castell√≥n es la segunda circunscripci√≥n espa√Īola m√°s monta√Īosa por detr√°s de Asturias. El interior es una cadena de peque√Īas crestas, accidentadas serran√≠as y carreteras equipadas de serie para el ciclismo, tan acogedoras. El Espad√°n, el Maestrazgo y las comarcas circundantes propagan una sucesi√≥n de fuentes, barrancos y masas rocosas de tierra dura, poco apropiada para el cultivo, pero s√≠ para la cer√°mica. De Onda a Lucena, otro precioso balc√≥n de la Espa√Īa profunda, se suceden las canteras, el suelo pr√≥digo en arcilla y un sinf√≠n de f√°bricas de azulejos y derivados que devuelven a la M30, tal es el flujo de camiones. ¬ęAlgo ten√≠a que dar la tierra¬Ľ, dice una paisana en Figueroles que celebra como d√≠a festivo la proximidad de la Vuelta. Sony le va a regalar la play-4 a Madrazo, como quer√≠a, el Education First sigue perdiendo efectivos (Van Garderen, tocado Higuita, adem√°s de los ca√≠dos Ur√°n y Carthy) y Alejandro Valverde junta otra victoria en su inigualable hoja de servicios. La Vuelta es un espejo del costumbrismo. En el manual moderno de usos, el p√ļblico del ciclismo ya no se destroza las palmas de las manos para aplaudir a los gladiadores, sino que se hace selfis y busca la imagen perpetua antes que el regalo a los corredores. Por Lucena ya tiene en mente Alejandro Valverde la foto del d√≠a. Esa que se ha reproducido antes 126 veces. En el pared√≥n de Mas de la Costa, el Movistar ha capturado al venerable belga Philip Gilbert y al colombiano Sergio Henao. El Jumbo aporta valor con el joven americano Sepp Kuss. Y la monta√Īa hace el resto. Nairo Quintana se ha sacudido el polvo de tantos a√Īos a la sombra de otros, cauto y desprovisto de v√©rtigo. Ataca, como atac√≥ camino de Calpe, y la Vuelta se dibuja en cuatro figuras, los cuatro ciclistas que afloran en cabeza. Nairo, Roglic, Superm√°n L√≥pez y Valverde. Nadie m√°s se aproxima a ellos. Majka, Poga√ßar, Aru y el joven √ďscar Rodr√≠guez est√°n en el otro escalaf√≥n. Roglic ofrece una estampa perfecta, sentado, sin mover un m√ļsculo en las rampas del 20 por ciento. Superm√°n se contiene y Valverde hace la goma porque la severidad de la cuesta frena cualquier esfuerzo. Nairo se siente como liberado, sin cors√©, y vuelve a azotar al tr√≠o en el tramo de cemento, giro a la derecha donde la ladera todav√≠a se empina m√°s. Tres veces vuelca su √≠mpetu el colombiano y tres veces replica Roglic, agrupando al cuarteto. No hay apenas diferencias entre ellos. El Movistar juega bien las cartas porque Nairo se puede escapar y Valverde es m√°s r√°pido que todos en cualquier final. El desenlance de una jornada impecable para el conjunto telef√≥nico llega de su buque insignia. El campe√≥n del mundo mide al dedillo la distancia, arranca como un anguila que se retuerce en el r√≠o y, otra tarde m√°s, extiende los brazos hacia la eternidad.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!