una vida marcada por las tragedias

A pesar de pertenecer a una de las familias más mediáticas de nuestro país, Beatriz Arrastia (96 años) siempre se ha mantenido lejos de los focos. La madre de Isabel Preysler se sentó el pasado viernes por primera vez en un plató de televisión. Acudió al programa «Volverte a ver» bajo petición de sus nietos, Tamara Falcó y Julio Iglesias Jr, que quisieron darle una sorpresa para mostrarle lo mucho que la quieren. «A ver cómo te lo explico. Lo que más me gusta de venir a España es el hecho de estar con ella», comentó el cantante. Para Tamara, su abuela ha sido su guía en el camino hacia el cristianismo: «Mi abuela vino a casa cuando yo tenía 15 años, iba a misa todos los días».

Un amor recíproco, como así mostró su abuela en el espacio de Telecinco. «Mis nietos son maravillosos. No te puedes imaginar el cariño que les tengo. Ese cariño tan importante en la vida que me sale del alma. De pequeños el más travieso era Enrique. Julio no lo era tanto, pero ya de mayor es otra cosa. A Tamara hay que admirarla, ha montado un negocio que da gusto», contaba emocionada la madre de Isabel Preysler en el espacio de Telecinco.

Su «beba», como así la llaman cariñosamente sus nietos, no ha tenido una vida fácil. Ha tenido que sobrevivir en los últimso años a la muerte de dos de sus hijos, después de que en los 70 falleciese con tan solo 25 años, el primero. Enrique, más conocido en la familia como Ricky, fue hallado muerto en un hotel de Hong Kong al inhalar monóxido de carbono accidentalmente por la mala combustión de una estufa.

En 2011, la hermana pequeña de la «reina de corazones», Beatriz, fallecía en el Hospital de Sanchinarro de Madrid a raíz de unas complicaciones derivadas de un cáncer de pulmón que padecía desde hacía tiempo. Tan solo dos años después, el 15 de abril, era su hermano Carlos el que fallecía en Filipinas como consecuencia de otro cáncer, en este caso de hígado, después de haber pasado varios años en una cárcel de Manila por un delito de estafa, hasta 2004. La muerte del hermano de Isabel Preysler estuvo rodeada de polémica pues era dogradicto y, en su momento, se publicó que falleció en la cárcel y se llegó a decir incluso que también fue condenado por atraco a mano armada, algo que Preysler tuvo que desmentir por completo.

La muerte de Miguel Boyer, el 29 de septiembre de 2014 en el Hospital Ruber Internacional de Madrid, también fue un duro varapalo para la madre de la celebrity. Era como otro hijo para Beatriz Arrastia. En los últimos años convivió con él en la casa de Avenida de Miraflores después de tener que fijar su residencia definitiva en Madrid por su avanzada edad.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!