Una veintena de antidisturbios de Valencia desmantelan una rave ilegal en Ibiza

Más de una veintena de antidisturbios procedentes de Valencia han participado en el operativo para desmantelar una fiesta ilegal en Playas de Comte (Ibiza), que se ha saldado con 73 personas detenidas. De ellas, 16 pasarán entre este lunes y el martes a disposición judicial, según ha informado el Ayuntamiento de Sant Josep. A los detenidos se les imputan delitos de atentado, desobediencia y contra el orden público.

El resto de detenidos, puestos en libertad, también serán citados por el juez por su participación en la ‘rave’. Todas las personas identificadas en el operativo se enfrentan a posibles responsabilidades administrativas.

El alcalde Josep Marí Ribas ‘Agustinet’ ha destacado en rueda de prensa que hasta 90 efectivos de la Guardia Civil participaron en el operativo desarrollado este domingo para desmantelar la ‘rave’, en la que se agredió a las fuerzas de seguridad, «lo que tuvo consecuencias importantes», ha dicho el edil.

«Fue una suerte poder coordinar un dispositivo tan amplio», ha añadido el alcalde, que ha explicado que también participaron en el operativo agentes de las Policías Locales de Sant Josep, Sant Antoni y Santa Eulària, así como 22 antidisturbios procedentes de Valencia y 11 agentes de la unidad de Seguridad Ciudadana con base en Mallorca. «La actuación marca un posicionamiento del Ayuntamiento muy claro de que en Ibiza no todo está permitido, aunque alguno se lo haya creído», ha dicho.

Marí ha relatado que el «cierto misticismo» que se respira en Ibiza «ha sido aprovechado por aquellos que no lo utilizan correctamente», con actos que ponen en peligro a los asistentes y que suponen un peligro para la flora y la fauna, erosionando un espacio protegido. «Se ha enviado un mensaje claro a la ciudadanía«, ha reiterado el alcalde, que ha destacado la «contundente actuación» policial que permitió parar la fiesta.

Los detenidos que pasarán a disposición del juez son los organizadores del evento e instigadores del intento de agresión a los agentes. De hecho, un guardia civil ha sufrido la rotura de dos dedos y un agente de Sant Josep también sufrió agresiones.

«Hubo una situación de tensión muy importante3, ha añadido el alcalde, que ha apuntado que en la fiesta se detectaron consumos de drogas y evidencias de que se cobraba la entrada. Asimismo, ha afirmado que hasta mil personas pudieron acudir a la fiesta organizada cerca de Sa Torre d’en Rovira.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!