Una Turandot de alta tecnología para abrir una nueva etapa en el Liceo

En los próximos días, el Gran Teatro del Liceo de Barcelona va a estrenar casi todo lo estrenable en un centro lírico. Empieza la temporada, empiezan las conmemoraciones del vigésimo aniversario de la reconstrucción tras el incendio, y empieza a trabajar el nuevo director artístico, Víctor García de Gomar. Incluso inauguran fachada, que se ha remozado tras años a la espera de una intervención profunda. Con todo, lo más vistoso es la nueva producción de «Turandot» que se estrena el día 7 de octubre y que se presentó ayer con la promesa de emociones fuertes.

Hace veinte años, esta fue la ópera escogida para reinaugurar el teatro, con dirección escénica de Núria Espert. Ahora, se ha encargado una producción completamente nueva al videocreador Franc Aleu, que ha llevado al límite las posibilidades actuales de la tecnología. El resultado, a juzgar por las imágenes que se han difundido, será espectacular: vestidos iluminados con leds, brazos robóticos, controles vía wifi, proyecciones holográficas interactivas y un cúmulo de escaleras y plataformas giratorias son algunos de los principales ingredientes de la propuesta. Pese a todo, Aleu asegura que ha puesto la música en primer plano: «Lo primero es la obra de Puccini, lo segundo son el criterio del director musical y los cantantes, y en último lugar vienen las tonterías del director de escena», bromeó.

En el planteamiento de Aleu, Turandot vive en un mundo mítico y futurista donde la realidad virtual y las redes sociales lo han impregnado todo. Según explica, ese lugar bien podría ser la China de dentro de unos años, «un mundo en el que todos seremos iguales, dependientes de la realidad virtual, de la que no podremos huir, como el mundo que atrapa al personaje de Calaf». Para el artista, «el trasfondo amargo de Turandot encaja perfectamente con la realidad virtual y las redes sociales». El escenario está presidido por una pirámide central que es al mismo tiempo el trono del emperador y la prisión donde habita la princesa. Unos cobots -robots colaborativos que interactúan con la trama- evocan «una extensión del poder, ejecutando las órdenes que se les dan».

Reparto de lujo

Aunque hablar de «repartos de lujo» se ha convertido ya en un lugar común, esta vez los cantantes que abordarán los roles principales merecen sin duda este apelativo. Iréne Theorin y Lise Lindstrom como Turandot, Jorge de León y Gregory Kunde como Calaf, y Ermonela Jaho y Anita Hartig como Liu son, junto con el alarde tecnológico, el gran atractivo de esta producción que podrá verse entre el 7 y el 25 de octubre.

Theorin aseguró que la propuesta de Aleu es «extrema y espectacular» y «aporta una nueva visión sobre Turandot, de modo que estoy continuamente aprendiendo cosas nuevas sobre el personaje, aunque queda la historia de siempre, de una persona atrapada por la tradición». En la misma línea, Lindstrom constató que, tras cantar este personaje centenares de veces, «es emocionante abordar una producción tan nueva, tan diferente». En total serán alrededor de doscientos los músicos que defiendan el montaje en cada función, ya que a los roles protagonistas hay que añadir los secundarios, 95 miembros del coro y 95 más de la orquesta. Todos ellos estarán bajo la batuta del maestro Josep Pons, que destacó las conexiones de Puccini con la manera de orquestar de Wagner, y definió la partitura como «voluptuosa, bella y exuberante».

El nuevo director artístico, Víctor García de Gomar, recordó que «hace años que el teatro no asume la nueva producción de un título del gran repertorio, por cuestiones económicas, y por eso este estreno nos hace una ilusión especial». Veinte años atrás, el Liceo renacía de sus cenizas tras el incendio. Con esta Turandot, busca ser otra vez el ave fénix tras la severa crisis económica que ha lastrado las arcas del teatro en la última década. La producción ha costado 1.750.000€ para quince funciones.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!