Una temporada en siete días

Cuatro meses despu√©s de llegar al cargo, tiempo en el que ha mezclado derrotas injustificables con victorias brillantes y, tambi√©n, ha logrado levantar un t√≠tulo, Santiago Solari se juega su futuro como entrenador del Real Madrid. Lo har√° en los pr√≥ximos sietes d√≠as, tiempo en el que se va a saber si el equipo blanco contin√ļa vivo en Champions y Copa y si realmente a√ļn tiene alguna opci√≥n de pelear la Liga. Para empezar, hoy la vuelta de semifinales de Copa contra el Barcelona, con ligera ventaja madridista tras el 1-1 de la ida. El s√°bado, el segundo cl√°sico de la semana, esta vez en Liga. Todo lo que no sea ganar y recortar la distancia hasta los seis puntos ser√° decir adi√≥s, un a√Īo m√°s, al torneo de la regularidad. Y el martes, la vuelta de los octavos de Champions, frente al Ajax, con un 1-2 a favor, pero sin Ramos (sancionado) y ante un equipo que ya demostr√≥ en √Āmsterdam que est√° capacitado para plantarle cara al Madrid.

La primera de estas tres finales trae a Bale al centro del debate, tras un tiempo en el que Solari logr√≥ enterrar las ruedas de prensa monotem√°ticas con su habitual pasapalabra. Ayer, no tuvo m√°s remedio que volver a √©l, pero en lugar de Isco el protagonista fue Gareth: ¬ęTenemos un partido guap√≠simo ante el Barcelona que va a hacer de Madrid la capital mundial del f√ļtbol. Yo entiendo que cada uno de vosotros puede poner la mirada donde m√°s le interese, como en la periferia de lo anecd√≥tico, pero nosotros y, seguro que los aficionados, preferimos poner la mirada en los 1.000 d√≠as que lleva este grupo siendo campe√≥n de Europa o en c√≥mo hemos llegado hasta aqu√≠ para estar a un partido de meternos en la final¬Ľ.

Solari recibi√≥ en diez minutos siete preguntas sobre Bale y su acto de indisciplina del pasado domingo en el Ciudad de Valencia al negarse a seguir calentando tras ver que Fede Valverde ser√≠a el primer cambio. Ninguna encontr√≥ una respuesta a lo cuestionado: ¬ęEl foco es el cl√°sico y todos los jugadores, tambi√©n Bale, est√°n centrados en ello¬Ľ, insisti√≥ el t√©cnico.

Sin rotaciones

En el bando azulgrana, el Barcelona afronta el partido sin ruido en el vestuario y con la obligaci√≥n de marcar para tener opciones de estar en la final. Lo sabe Valverde y lo saben los jugadores, que aparcar√°n la idea embrionaria de despreciar la Copa para disputar una nueva final apartando al eterno rival del mismo objetivo: ¬ęIntentamos ir a ganar el partido, y partimos de la base de que si no marcamos no tenemos posibilidades de pasar. Tenemos la obligaci√≥n de marcar. No variaremos lo que hacemos habitualmente. Nos tenemos que proteger como en todos los partidos, y atacar al contrario¬Ľ, explic√≥ Valverde, que aparcar√° las rotaciones. Un cl√°sico es mucho m√°s que un partido de f√ļtbol y el Barcelona se siente en la obligaci√≥n de ganarlo aunque fuera un amistoso. As√≠ se lo exigen sus socios. ¬ęEs un partido definitivo, efectivamente. Y pondremos el mejor equipo para ganar¬Ľ, asegura Valverde, que de puertas afuera apoya el discurso del club a favor del videoarbitraje a pesar de las √ļltimas pol√©micas en las que est√° inmerso el Madrid: ¬ęEn absoluto hay p√°nico al VAR. Estamos tranquilos. La pol√©mica est√° ligada al f√ļtbol y a otros deportes. Depende de las personas m√°s que de los propios deportes. Intentaremos ganar y nos olvidamos de lo dem√°s¬Ľ.

El Barcelona se aferra a Messi y a las √ļltimas estad√≠sticas en el Bernab√©u. El argentino llega plet√≥rico tras sus tres goles el pasado fin de semana ante el Sevilla en el S√°nchez Pizju√°n, estadio en el que el equipo azulgrana recuper√≥ la efectividad y Luis Su√°rez rompi√≥ su prolongado maleficio. ¬ęVolvemos a ser nosotros. No tiramos ninguna competici√≥n. Ahora toca pensar en el Madrid, que ser√° un rival dur√≠simo y que juega en su cancha. Pero estamos confiados en que lo podemos hacer. Queremos conseguirlo todo¬Ľ, avis√≥ el rosarino, que ha marcado 15 goles en los 19 partidos que ha disputado en el Bernab√©u. Su optimismo contrasta con el de un Valverde que puede meter hoy al Barcelona en su sexta final consecutiva de Copa del Rey: ¬ęLos n√ļmeros s√≥lo te indican c√≥mo te han ido las cosas hasta este momento. No es tanto analizar los datos sino pensar c√≥mo podemos ganar ma√Īana. Y eso depende de muchas cosas¬Ľ..

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!