Una seria Espa√Īa se gana la final del Mundial

El waterpolo espa√Īol vuelve a brillar. En el Mundial de Gwangju, hombres y mujeres luchar√°n por el oro. Un premio ganado por ambas selecciones con dos soberbios partidos. Ellas ante Hungr√≠a; ellos ante Croacia (6-5), empeque√Īecida por el hambre de los de David Mart√≠n, pacientes, seguros y efectivos cuando hac√≠a falta. Deslumbrantes cuando se requer√≠a. Espa√Īa est√° en una final del Mundial, diez a√Īos despu√©s. Y en los Juegos de Tokio 2020. A seguir so√Īando.

Era la vigente campeona. Subcampeona ol√≠mpica en R√≠o 2016. El ¬ęcoco¬Ľ del torneo. Y le toc√≥ a Espa√Īa en las semifinales. Pero esta Espa√Īa, rotas las cadenas de los cuartos en el Europeo del a√Īo pasado, plant√≥ cara con respeto pero sin miedo. Se gan√≥ el primer sprint y tambi√©n el primer golpe moral para mostrar el car√°cter que iba a mantener la selecci√≥n dirigida por David Mart√≠n: primer gol a favor, y tambi√©n el segundo, fruto de las buenas acciones defensivas, por uno solo de la todopoderosa selecci√≥n croata.

Porque si hubo much√≠simos goles en la semifinal femenina, el primer tanto en la masculina tard√≥ cinco minutos en llegar. Respeto, tensi√≥n, concentraci√≥n defensiva. Rota por Felipe Perrone y multiplicada la alegr√≠a por el brazo directo de Blai Mallarach. Jokovic encontr√≥ un resquicio en la f√©rrea puesta en porter√≠a de Daniel L√≥pez Pinedo (80 % de efectividad). No obstante, ir con ventaja al primer descanso dio energ√≠as a los espa√Īoles.

Se not√≥ tras el mini descanso de dos minutos. En una jugada de estrategia, el pase de Granados lo aprovech√≥ Tahull para poner el tercero, celebrado en el banquillo y en la grada, atentas las mujeres de la selecci√≥n femenina y primeras aficionadas. Granados multiplic√≥ los aplausos un minuto despu√©s con el 4-1 que hac√≠a so√Īar un poquito con el pase a la final.

Xavi Garc√≠a, nacido en Barcelona pero nacionalizado croata, compa√Īero y amigo de muchos de los jugadores de la selecci√≥n, acort√≥ la distancia pocos segundos antes del descanso, pero se marchaban apesadumbrados los croatas porque no estaban saliendo las cosas tan fluidas como esperaban. Espa√Īa era un muro.

Tanto como para fomentar la alegría al ataque. Mallarach y Granados de penalti ampliaron la ventaja en el tercer cuarto, desesperados los croatas porque no entraba nada, solo dos tantos en 24 minutos, y viendo crecerse a los chicos de David Martín.

Solo hubo algo de tensi√≥n en el √ļltimo minuto, cuando Croacia se fue a por todas y aminor√≥ la ventaja a solo dos tantos. Pero se hizo grande, m√°s grande a√ļn Daniel L√≥pez. Un √ļltimo bloqueo que val√≠a una final, diez a√Īos despu√©s de aquella Roma 2009. A seguir so√Īando.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!