Una nueva manifestación corta una zona comercial en el corazón de Hong Kong

Una nueva manifestación ha cortado este domingo el centro de Hong Kong, que vive desde hace ocho semanas su mayor crisis política por la controvertida ley de extradición a China, suspendida pero no retirada como pide la mayoría de la sociedad. Un día después de la batalla campal con que acabó la marcha de decenas de miles de personas por el distrito de Yuen Long, la multitud ha respondido a otra llamada de protesta. Además de cortar la zona comercial de Causeway Bay, los manifestantes de Hong Kong se dirigen al Distrito Oeste, donde está la Oficina del Gobierno central chino, custodiada por la Policía y atacada la semana pasada.

Convocados en Central, el coraz√≥n de la isla, varios miles de manifestantes han cortado la avenida que lleva hasta la zona comercial de Causeway Bay, uno de los escenarios de la ¬ęRevuelta de los Paraguas¬Ľ que en 2014 pidi√≥ sin √©xito sufragio universal. Tap√°ndose precisamente con paraguas para no ser grabados y reconocidos, grupos de j√≥venes con cascos y m√°scaras han desarmado las vallas del mobiliario urbano para montar barricadas en plena avenida, por donde circula tambi√©n un tranv√≠a.

De momento, no se sabe cu√°les son sus intenciones ni si la Polic√≠a intervendr√°. Los agentes se encuentran en la picota por el uso de la fuerza para dispersar las protestas y por su lenta respuesta con los matones y simpatizantes de China que atacaron salvajemente a los manifestantes el domingo pasado en Yuen Long. De hecho, uno de los objetivos de esta marcha era denunciar la connivencia de la Polic√≠a con las triadas que apoyan al autoritario r√©gimen de Pek√≠n. ¬ęDi no a la violencia¬Ľ, rezaba en los carteles que portaban los manifestantes, que muestran a unos matones agrediendo a una pareja mientras dos agentes se marchan.

¬ęAhora estoy m√°s indignada con la Polic√≠a que con la ley de extradici√≥n¬Ľ, contaba durante el recorrido una mujer de 40 a√Īos apellidada Chau. Tras la suspensi√≥n del controvertido proyecto de ley, los √°nimos han vuelto a caldearse en Hong Kong contra la Polic√≠a. Acosados por la multitud, algunos agentes que estaban en Central tuvieron que regresar andando hasta la cercana comisar√≠a central de Wan Chai aguantando los insultos de los manifestantes.

Gritando ¬ę¬°Polic√≠a, averg√ľ√©nzate!¬Ľ y pidiendo la dimisi√≥n de la jefa ejecutiva del Gobierno local, Carrie Lam, la multitud pas√≥ de largo ante dicho edificio policial, cercado en dos ocasiones anteriores. Pero hoy el objetivo era otro. Sin saber el destino final, y retrocediendo en un par de ocasiones porque no parece haber un l√≠der visible, los manifestantes han llegado hasta la zona de Causeway Bay, plagada de tiendas y grandes galer√≠as comerciales.

Entre la sorpresa de los numerosos turistas de China que lo visitan, los j√≥venes han montado barricadas. Arrastrando las vallas, que suenan ruidosamente por la calzada, han cortado las calles en torno a los centros comerciales Sogo y Hysen. ¬ęMientras no haya violencia, no hay problema¬Ľ, dec√≠a un visitante del continente que, por si acaso, se marchaba apresuradamente con su esposa e hijo peque√Īo. En el oto√Īo de 2014, este mismo lugar fue uno los puntos neur√°lgicos ocupados durante semanas para reclamar pleno sufragio universal.

A la espera de comprobar las intenciones de los manifestantes y la reacción de la Policía, Hong Kong vive un nuevo día movido dentro de la escalada de protestas contra el régimen chino.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!