Una nueva aplicación permitirá entrar al Metro con el móvil y recargar con él el abono trasporte

La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha una prueba piloto de una aplicación móvil para cargar y pagar los títulos de transporte (como la Multi o el abono mensual), aparte de explorar la «virtualización» de la tarjeta de transporte público mediante el propio terminal del teléfono. De esta forma, los usuarios de Metro podrán acceder al suburbano sin tener que llevar con ellos la tarjeta, sino tan solo pasando el móvil por los terminales de lectura de los tornos de entrada.

Entre esas líneas de aplicación tecnológica se trabaja en utilizar el teléfono como herramienta para que el usuario pueda conocer el saldo de su tarjeta transporte público (la app actual de la tarjeta de transporte público, desarrollada por el CRTM, dispone de esta funcionalidad) y usar el teléfono móvil como «máquina de carga/recarga» de la tarjeta, mediante esa app, y entrar con el al Metro, sin necesidad de llevar la tarjeta física para poder acceder.

Además, se trabaja en «virtualizar» la tarjeta transporte público para trasladarla al teléfono móvil, es decir, el «móvil se comportaría como una tarjeta sin contactos». Este soporte virtual sustituiría al público, tal y como avanzó Madridiario.

Desde la Consejería explican que el objetivo de este proyecto es utilizar el teléfono móvil como máquina de carga/recarga mediante apps, que podría integrarse además en cualquiera de las aplicaciones existentes (Mi Transporte –CRTM–, Metro de Madrid, EMT, Cercanías o Moovit) aumentaría »notablemente su difusión y uso entre los clientes».

El 28 de enero de este año, el Consorcio Regional de Transportes de Madrid ha lanzado la segunda fase de la prueba piloto de una aplicación de teléfono móvil destinada a la carga de títulos de transporte en la tarjeta de transporte (tanto personal como anónima) y su pago mediante tarjeta bancaria.

En la primera fase de la prueba piloto se verificó el funcionamiento de la app, y el objetivo de esta nueva fase, una vez perfeccionada la aplicación, es su «rediseño final» según el balance de uso de los viajeros implicados de esta prueba, y la consiguiente apertura al uso público de la misma.

Además de lo ya señalado, la app se ha optimizado en funcionalidades como la gestión de la devolución de saldos en caso de errores y la obtención de tickets (recibos) en caso de cargas/recargas. También se la va a añadir la factura simplificada y el cambio de diseño.

Los cálculos de la Consejería de Transportes auguran que se pueda llegar a los 1.000 usuarios durante el mes de febrero, pues en la actualidad hay alrededor de 400 inscritos.

Para este proyecto piloto, se ha procurado que el reparto de los usuarios, según los colectivos, «esté equilibrado», teniendo en cuenta perfiles de edad y posibles beneficiarios de descuentos.

Se podrán recargar la tarjeta Multi o los abonos de transporte (tarjetas personales) y se requería a los usuarios disponer de un terminal NFC con SO Android, versión 4.4 o posterior. Se limitará la prueba piloto a los 36 modelos más utilizados, que suponen el 95 por ciento del mercado de móviles de este tipo.

Con la vista puesta en funcionamiento de la nueva aplicación, en paralelo el Consorcio de Transportes ha iniciado la tramitación de un contrato de servicios para la contratación de una pasarela de pagos para recarga de sus tarjetas de transporte, cuando tales actuaciones sean efectuadas a través del canal web, de la app o físicamente (mediante el pago con tarjeta de débito/crédito en las oficinas de atención al usuario de la Tarjeta).

La finalidad de esta pasarela es contar con un sistema de pagos electrónicos que canalice todas las «compras» (cargas/recargas de títulos) que se puedan efectuar por alguno de los medios indicados y el mecanismo para la gestión de tales pagos (cobro, liquidación, conciliación y abono de las transacciones efectuadas).

«Virtualización»

El siguiente paso en la hoja de ruta del Consorcio de Transportes, sería la «virtualización» de la tarjeta en el teléfono móvil, aspecto que ahorrará «costes» dado que se suprimiría el soporte físico.

A ello se sumaría una mejora la atención al usuario en varios aspectos, pues habría para el usuarios cargas disponibles «en cualquier momento» y lugar desde el terminal; junto a menores incidencias por pérdida o robo del título físico.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!