Una mujer, absuelta tras ser acusada por la ex de su novio de abusos sexuales a dos menores

Una zaragozana de 40 años ha sido absuelta por la Audiencia de Zaragoza tras haber sido acusada por la exmujer de su novio de abusos sexuales a dos menores, hijos de su pareja sentimental. Llegó a pedir contra ella 22 años de cárcel y 40.000 euros de indemnización para los menores en concepto de daños morales. Le acusó de haber abusado sexualmente de sus hijos afirmando que en varias ocasiones, tras bañarlos, les había dado crema por el cuerpo, tocando los genitales e introducido un dedo en el ano a los dos niños. Los pequeños tenían en ese momento siete años, y su custodia era compartida por ambos progenitores.

El hombre y su nueva pareja –a la que acusó la exmujer- convivían en una vivienda en la que también residían los menores en semanas alternas. En el otoño de 2016, la exmujer ya formuló una primera denuncia de similares características, pero fue sobreseída. A finales de 2017 presentó otra, que sí dio lugar a la apertura de diligencias y que acabó en procesamiento.

La acusada acabó sentada en el banquillo de la Audiencia de Zaragoza imputada por abusos sexuales contra los dos niños. El testimonio de los pequeños fue la prueba principal, pero, en su sentencia absolutoria, los magistrados subrayan textualmente que «llama la atención un relato breve prototípico y estandarizado, ausente de corroboraciones periféricas». Y concluyen que no era un relato consistente, que estaba viciado por serias contradicciones que lo invalidaban como prueba de cargo.

La sentencia apunta también al informe pericial independiente que emitieron dos especialistas del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA), que ponían en tela de juicio los hechos que se le imputaban a la acusada. En dicho informe concluyen que «no quedó evidente el carácter libidinoso y/o sexual de las acciones denunciadas, pudiendo ser explicadas en el contexto de cuidados higiénicos de los menores, que a su vez no reciben ese tipo de atenciones en el entorno materno y que pueden fácilmente malinterpretarlas, máxime si son expuestos a preguntas que pueden resultar sugerentes y teniendo ambos niños influencias recíprocas entre ambos».

A ello se sumaron también dos cartas que los propios menores firmaron tiempo después, en las que pedían disculpas a la acusada por lo que habían contado contra ella.

Al final, la Audiencia de Zaragoza ha absuelto a la acusada. El fiscal había pedido para ella 18 años de prisión –nueve por los supuestos abusos sexuales a cada uno de los menores-, otros 5 años de libertad vigilada y 3.000 euros de indemnización para cada niño. Por su parte, la ex había llegado a pedir 22 años de cárcel –consideraba que hubo un delito continuado de abuso sexual-, otros 7 años de libertad vigilada y 20.000 euros de indemnización para cada niño.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!