Una final de Champions en otoño

La montaña rusa del Real Madrid tiene un looping extremo esta noche en el Olímpico de Roma. A 27 de noviembre, con el otoño aún a medio camino, el vigente campeón de Europa se juega el futuro en su competición favorita. Quién lo iba a decir. Todo lo que no sea ganar hoy, unido a una más que probable victoria del CSKA en Moscú ante el Viktoria, dejaría los blancos al filo del abismo en una última jornada de infarto en la que una derrota le mandaría a la Europa League. Son solo cuentas mirando el vaso medio vacío, pero en el actual momento blanco ser pesimista no es una exageración, sino un acto de prudencia.

««Tenemos que hacer un partido a la altura de la historia del Real Madrid en Champions. Es fácil pero a la vez es muy difícil. Fue un palo duro lo del sábado, pero ya pasó, lo analizamos, lo charlamos y ahora tratamos de mejorar. Nuestro foco tiene que estar ya en el partido ante la Roma y olvidarnos de lo de Éibar», explicó ayer Solari en la vetusta sala de prensa del estadio Olímpico de Roma.

Carvajal habla claro

La derrota en Ipurúa ha dejado al club en estado de shock. Ni siquiera la dolorosa manita en el Camp Nou de hace un mes (5-1), que le costó el puesto a Julen Lopetegui, hizo tanta mella en el ánimo de jugadores y mandatarios. El descalabro del clásico se veía venir. La puntilla a un proyecto que ya empezó a contrapié con el inesperado y polémico fichaje del técnico vasco. El 3-0 contra el Éibar, tras cuatro victorias consecutivas con Solari ya en el banquillo, y renovado este hasta 2021, no se lo esperaba nadie: «El fútbol de hoy está muy igualado. Si no das el máximo todos los equipos te pueden ganar. Es momento de decir poco y hacer mucho y que no se quede en palabras lo que decimos. Hay que saltar a la acción y qué mejor momento que en el partido de mañana (por hoy). Habrá que echarle cojones, claro, pero también tener la cabeza fría y saber manejar el partido. La combinación de todo esto es lo que te lleva al éxito. El objetivo no es solo pasar, sino ganar para ser primeros», analiza Carvajal.

Mirando el vaso medio lleno, parece improbable que el Real Madrid pueda repetir la bochornosa imagen de hace tres días, y enfrente tendrá un equipo que tampoco puede sacar pecho. La Roma deambula por la Serie A, fuera de los puestos europeos y ya sin opción ninguna de pelear el Scudetto. La Juventus aventaja a los de Di Francesco en 18 puntos. Además, llega al partido con importantes críticas por parte de su afición y un carrusel de bajas notable. Pellegrini, De Rossi, Perotti y Pastore, cuatro de sus habituales titulares, no estarán presentes ante los blancos por lesión. Y Dzeko tuvo un pequeño problema muscular en el entrenamiento de ayer, lo que le hace ser duda hasta última hora, pero lo que más le importa a Di Francesco es la actitud de los suyos: «El Real Madrid y la Roma están un poco ‘enfermos’ en sus ligas, pero en la Champions están haciendo su trabajo. Lo que yo le digo a mis jugadores es que en los momentos de dificultad hace falta dar algo más. Lo hemos conseguido en muchas ocasiones, aunque siempre pido una mayor continuidad que es algo que nos falta»

Kolarov, uno de los pesos pesados del vestuario italiano, es más radical que su técnico: «El ‘tifoso’ tiene derecho a estar molesto, lo respetamos, pero debe ser consciente de que no sabe nada de fútbol. A mí también me gustan el tenis y el baloncesto. Lo jugué desde niño y me cabreo si mi equipo pierde, pero nunca me atrevería a hablar de táctica porque no tengo ni idea. Es un problema general, los ‘tifosi’ de todos los equipos deberían entenderlo».

El partido tiene todos los ingredientes que dan ese picante que solo tienen los duelos europeos. A la emoción de un resultado con muchas consecuencias, se le une el arbitraje del francés Clément Turpin, colegiado del histórico 3-0 de la Roma al Barcelona en los cuartos de la pasada Champions que le costó la eliminación a los de Valverde. Un precedente que no espera repetir esta noche el Real Madrid, que afronta en noviembre una final inesperada de Champions.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!