Una ausencia muy presente en el 36 aniversario del Estatuto de Autonomía

Aún no era la hora del Angelus y ya estaba todo consumado. Silvia Clemente, expresidenta de las Cortes de Castilla y León y «exPP», se acababa de enfundar una camiseta naranja para confirmar de forma oficial lo que desde el pasado jueves era un secreto a voces: su salto a Ciudadanos y su deseo de ser la candidata de esta formación a las próximas elecciones autonómicas. Con semejante panorama no era de extrañar que muy pocos estuviesen ayer por conmemorar el 36 aniversario del Estatuto de Autonomía que, como cada año por estas fechas, se celebra en el Parlamento regional. Un único tema planeó por la Cámara y una ausencia se hizo más que presente y en boca de todos, aunque el propio presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, se negase a hablar de otra cosa que no fuese el Estatuto. En el hemiciclo, un asiento vacío (qué casualidad) junto a los expresidentes de las Cortes y de la Junta llevó a pensar a más de uno que podía estar reservado para la dimisionaria. Pero no, estaba reservado para la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, que a última hora excusó su asistencia.

Tras la intervención del presidente en funciones, Ramiro Ruiz Medrano, emocionado por las muestras de apoyo recibidas por su fugaz mandato como segunda autoridad de la Comunidad, señorías e invitados participaron de los «corrillos» en los pasillos, con el único tema de conversación.

Luis Fuentes y Francisco Igea (Ciudadanos)

Y, precisamente porque ese asunto y un personaje lo inundaba todo, los dirigentes del Partido Popular desembarcaron en las Cortes regionales, con el zamorano Fernando Martínez Maillo al frente al toque de «prietas las filas» para demostrar que, frente a la adversidad y las críticas de la excompañera, el partido era una piña. Y vaya si lo consiguieron, hasta el punto de que alguno llegó a reconocer que «Clemente ha conseguido unirnos a todos».

Presidentes de diputación, alcaldes, concejales, diputados y senadores arroparon a un candidato, Alfonso Fernández Mañueco, en el que estaban puestas todas las miradas y al que intentaron transmitir su apoyo y reconocimiento tras las descalificaciones de la política segoviana del pasado jueves. El mensaje también fue único y repetido por todos tratando de restar importancia a las consecuencias que para el PP tiene el fichaje de la formación naranja y, al contrario, advirtiendo que «no saben lo que se llevan». Y eso que un destacado dirigente del PP se atrevió a comentar que «estamos como en 1991», recordando aquel año en el que la Presidencia de la Junta, entonces Jesús Posada -para el que las Cortes regionales estaban ayer más animadas que el Congreso- , no coincidía con el candidato a la Junta (Juan José Lucas), en un momento en el que, además, gobernaba en Castilla y León la coalición PP-CDS.

El apoyo a Igea desde el PP

Otro de los protagonistas fue, sin duda, el diputado de Ciudadanos Francisco Igea, que recibió fervorosos apoyos desde las filas del PP por su posición firme frente a Clemente, con la que está dispuesto a batirse en el proceso de primarias. Menos cariño encontró en sus compañeros de partido y miembros del grupo parlamentario que van de la mano de la ex presidenta de las Cortes. Es más, pudo verse a un Luis Fuentes, portavoz del Grupo, eufórico, casi exultante, con la operación «Clemente» de cuya autoría aseguró formar parte.

Pablo Fernández (Podemos) conversa con los socialistas Tudanca y Ana Sánchez
Pablo Fernández (Podemos) conversa con los socialistas Tudanca y Ana Sánchez

Y mientras, en su «zona de confort» el PSOE, con su secretario autonómico Luis Tudanca a la cabeza, vio pasar la película sin atreverse a hacer una sola valoración, por lo que pudiera suceder en el futuro. Como tampoco se quiso posicionar el presidente regional de Asaja, Donaciano Dujo, aún a sabiendas de que en el sector agrario, la condición de exconsejera de Agricultura y Ganadería de Clemente puede arrastrar algún que otro voto.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!