Una atractiva Feria de Abril (en mayo)

Se han presentado los carteles de la temporada taurina en Sevilla: la Feria de Abril, que este año tiene lugar en mayo; la serie de novilladas, en junio, y la Feria de San Miguel, en septiembre. Responden al esquema habitual de esa maravillosa Plaza de los Toros y poseen notable atractivo: una gran Feria, en conjunto. Como ha subrayado el empresario, Ramón Valencia, son carteles rematados, con muchas figuras y apertura a los jóvenes.

En la Feria, son catorce corridas, incluyendo una mixta y un festejo de rejones. La serie continuada comprende del 1 al 12 de mayo. En junio, seis novilladas. En San Miguel, una novillada y dos corridas.

El núcleo de la programación lo componen cuatro diestros, que torean cuatro tardes: El Juli, Manzanares y Roca Rey (los tres del Domingo de Resurrección) y Morante. En segunda fila, cinco matadores, que torean dos corridas: Perera, Castella, Ferrera, Pepe Moral y El Cid (que se despide, en San Miguel). Todos los demás van a una tarde, incluyendo a Ángel Jiménez, la única alternativa. De 44 puestos, los sevillanos ocupan trece (un 30%). Se agradece la presencia de los jóvenes Rafael Serna, Alfonso Cadaval y Pablo Aguado.

Destaca la vuelta a la Feria de Morante: felizmente, no ha mantenido su absurdo veto a la televisión. Si no lo hiciera, la Feria perdería pero él, también. También vuelve Diego Ventura, al añadirse un festejo mixto. Las dos cosas merecen aplauso. Se presentan en Sevilla Luis David, Galdós y dos recientes revelaciones, Emilio de Justo y Octavio Chacón.

La gran ausencia

La gran ausencia, evidentemente, es la de Enrique Ponce. En un momento en el que mantiene su altísimo nivel y ha sido el primero que se ha apuntado al sorteo, en Madrid, no tiene fácil justificación. Ignoro la razón pero supongo que se ha sentido relegado, al haberse contado, en primer lugar, con otras cuatro figuras. También lamento que la tradicional fecha del Corpus, tan sevillana, se anuncie una simple novillada. Y un cartel que no hace justicia al gran Chicuelo.

En los carteles de Sevilla, se da más importancia a los toreros que a los toros. Este año, debuta la ganadería de Santiago Domecq. En la zona «torista», solamente lidian Miura, Victorino y, si acaso, Torrestrella y Fuente Ymbro. Las demás son las que ahora mismo exigen las figuras, con un predominio absoluto del encaste Domecq; dentro de eso, se anuncian dos tardes reses de Victoriano del Río y de Garcigrande (ésta, con sus dos divisas): a nadie extraña que las dos las mate El Juli. No suelen destacar por su fuerza las de La Palmosilla y El Pilar.

Es una Feria cara, para el empresario y para el público. (Curiosamente, sólo se anuncia una rebaja la tarde del 28 de abril, con el personal pendiente de las elecciones generales). No es previsible que aumente el número de abonados pero los toros serán, como siempre, uno de los mayores atractivos turísticos de Sevilla, en esas fechas. Un año más, me sentiré un privilegiado por asistir a esa bellísima ceremonia, en la Plaza de los Toros sevillana.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!