Un único balanzo acabó con su vida, un certero disparo en el tórax

La joven rumana de 28 años asesinada este miércoles en el barrio rural zaragozano de Movera murió por un único balazo. Fue un certero disparo que atravesó su tórax y que la dejó mortalmente herida. Afectó a órganos vitales y una letal hemorragia.

La muchacha murió ante su familia. Fue abatida a las puertas de su casa, mientras sacaba del coche unas bolsas con compras que había realizado esa tarde en Zaragoza. Había llegado acompañada por su hermana, que es menor que ella.

Dos hombres al esperaban agazapados en los alrededores. Al verla fueron a por ella y uno de ellos disparó el balazo que acabó con su vida. La hermana y los padres acudieron de inmediato, pidieron ayuda de forma desesperada, llamaron a los servicios de urgencias, pero cuando llegaron los sanitarios ya no pudieron hacer nada por la joven.

La casa se encuentra en una zona apartada. Se trata de la urbanización Torre Urzaiz, en una zona de campos situada junto al Ebro, perteneciente a Movera -barrio rural de Zaragoza- pero lindante con el término municipal de Pastriz. Es una zona de casas de campo y no todas ellas están habitadas de continuo, ya que abundan las que son utilizadas como viviendas de recreo o segundas residencias.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!