Un templo que abraza y acompa√Īa

Ya no se construyen templos como el de la parroquia de Santa Teresa de Calcuta, calle Minerva, 58, de Valderribas, Vic√°lvaro. La genialidad de Mar√≠a de los √Āngeles S√°nchez Ortega, arquitecto responsable de la obra, ten√≠a un sentido que supo plasmar en la gram√°tica de los materiales y las formas: la dulzura de la caridad, la belleza de la fe, la est√©tica de la esperanza, el servicio de la entrega. Sorprende la forma circular, que abraza. Un abrazo interior a la sombra de una torre exterior que clama al cielo. Luminosidad interior, que imprime el car√°cter del conocimiento de la fe, y la ornamentaci√≥n bizantina de Joan Goitia, que centra el misterio en la cruz redentora, pedagog√≠a y celebraci√≥n, fuente que sacia toda sed. Un templo que no deja indiferente al viandante.

Claro que esta teolog√≠a de vida, que sintetiza el sentido de la parroquia, como comunidad que acompa√Īa, no ser√≠a posible sin el p√°rroco, Bernab√© Sanz Grande, a quien en febrero de 2007 el cardenal Rouco Varela encomend√≥ la tarea de poner en marcha esta parroquia, que tuvo como templo inicial un peque√Īo local en la calle Omega. El 15 de Febrero de 2014 se pudo celebrar, al fin, la consagraci√≥n del templo. El p√°rroco est√° acompa√Īado por el sacerdote Manuel L√≥pez Ram√≠rez, colombiano, fiel lector, como confiesa, de esta serie sabatina sobre las parroquias de Madrid, hombre preocupado por la acci√≥n caritativa y social.

El ritmo de vida arrastra

Conversar con el p√°rroco de Santa Teresa de Calcuta te da la posibilidad de entender la raz√≥n de una Iglesia que vive al pie de calle. En este caso, de quienes habitan en el barrio de Valderribas, una geograf√≠a aneja al centro de Vic√°lvaro, construcciones sobre construcciones, matrimonios j√≥venes, espejo y reflejo de un tiempo y de una historia. El p√°rroco describe el tono vital del vecindario: ¬ęEl ritmo de la vida arrastra, puede con la realidad de los matrimonios, de las personas. Trabajo, ni√Īos, casa, sin tiempo para cada uno, agotados, sin espacios, ni silencios y palabras para ellos.

Y ah√≠ la parroquia solo puede acompa√Īar a los matrimonios j√≥venes en su realidad, en su vida, facilitar una experiencia que les permita resta√Īar las heridas del d√≠a a d√≠a¬Ľ. La pasi√≥n con que habla Bernab√© se le sale por los ojos. Unos ojos peque√Īos, agudos, capaces de discernir hasta la m√°s limitada grieta del alma.

La parroquia, familia de familias, cuenta con una catequesis de 450 ni√Īos. Pero no es para los ni√Īos solo, es para los padres que tiene la oportunidad de encontrarse y reconocer el acontecimiento cristiano que est√° en lo humano y que siempre nos da m√°s oportunidades que las que nos damos a nosotros mismos.

Apoyo ante el fracaso escolar

Esta tarea de acompa√Īamiento tambi√©n se despliega con adolescentes y j√≥venes. Una de las actividades principales, ante las altas tasas de fracaso escolar que hay en el barrio, es el grupo de Apoyo al estudio. Un grupo de profesores voluntarios que trabajan por facilitar el crecimiento interior. Apoyo escolar y ante una vida que se desgarra. Son impresionantes los testimonios de estos chicos y chicas, que este verano han hecho el Camino de Santiago. Quiz√° porque la vida sea un camino que hay que transitar, no ajeno a las fatigas.

La parroquia recibe el magisterio directo del esp√≠ritu de caridad de la Madre Teresa de Calcuta, su santa patrona, una santa contempor√°nea de la que no es necesario explicar nada. Una caridad que llega hasta los sectores cuatro y cinco de la Ca√Īada Real, espacio habitado por personas de etnia gitana y procedentes del norte de √Āfrica. La parroquia atiende a 250 familias con alimentos que se reparten cada semana y que proceden del Banco de Alimentos.

Tambi√©n los voluntarios, una veintena de personas, realizan por las casas un seguimiento de las necesidades familiares. Y junto con la mano tendida, la voz, el sonido de esa presencia que vivifica, el canto en la liturgia, con un magn√≠fico coro que convierte la misa principal de los domingos en un trocito de cielo en la tierra. Por cierto, ma√Īana domingo celebran su fiesta. Y es de todos y para todos. Como la parroquia.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!