Un repunte auspicioso, pero con efectos aún moderados

Los datos de actividad económica conocidos ayer reavivaron los dos principales interrogantes que dominan el debate de los especialistas por estos días. El primero es si la recesión ya tocó el fondo y, como diría Serrat, “de aquí en adelante solo cabe ir mejorando”. Las mejoras que vienen registrando distintos indicadores en su medición mensual desestacionalizada parecen dar una respuesta afirmativa en este sentido.

El segundo intenta encontrar las razones de por qué si los datos al menos parecen positivos no se respira aún un mejor clima en el humor de la gente. De hecho, según todas las encuestas, el Gobierno aún marcha segundo en la carrera preelectoral.

Los números sectoriales del EMAE del Indec dan una respuesta: el crecimiento del 2,6% en mayo se logró gracias a un impresionante 49,5% de expansión en el sector agropecuario. El segundo sector en ese ranking es Transporte y comunicaciones, con un magro 1,8%. Solo minas y canteras (gracias a los hidrocarburos de Vaca Muerta) creció 1,3%, y desde ahí son todas caídas, especialmente en los grandes generadores de empleo, como la construcción (-3,1%), la industria (-6,5%) y el comercio (-11,4%).

Justamente los datos de empleo registrado que difundió ayer la Secretaría de Trabajo dan un indicio adicional. Nuevamente, solo los sectores agropecuario y de minas y canteras muestran crecimiento de mano de obra en mayo (2,8% y 4%, respectivamente). El resto dan números rojos. En definitiva, la tibia expansión económica aún no repercute en creación de puestos de trabajo. Como es natural, con fábricas que trabajan con el 62% de su capacidad instalada ocupada, ante los primeros signos de reactivación solo aumentan horas extras, y solo después de confirmar esa tendencia pasan a ocupar más trabajadores.

De allí que el consumo masivo siga mostrando caídas al menos hasta el mes pasado, según todos los indicadores oficiales (ventas de supermercados) y privados (consultoras como Nielsen y Kantar).

La buena señal: ayer el estudio de Orlando Ferreres informó que su indicador de actividad económica de junio ratifica la expansión, aunque aún con disímil situación por sectores. Y espera que, en uno de los escenarios que proyecta a partir del tercer trimestre ya no haya dudas del crecimiento. De confirmarse, se habrá dado el milagro de una economía que logra salir de la recesión sin crédito. ¿Será así?

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!