un recargo extra del 50% del IBI

El pasado 14 de diciembre, el Gobierno de la Nación aprobó el Decreto-ley 21/2018 de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler. Esta decisión da autonomía a los ayuntamientos para recargar el recibo del IBI a los propietarios de viviendas vacías, así como bonificar con este mismo tributo a los arrendadores de pisos que rebajen el precio del alquiler. Pero para poder hacer uso de esta nueva resolución, hay que redactar previamente leyes estatales o autonómicas que definan qué es un inmueble desocupado. Pese a este vacío legal, el Gobierno de Manuela Carmena y su aliado, el Partido Socialista, volaron el mismo día en que se dio luz verde al decreto para registrar enmiendas que regulen la vivienda en la capital y poderlas aprobar en el Pleno de este viernes que impulsará las ordenanzas fiscales de 2019.

El primero fue Ahora Madrid, a través de la portavoz municipal, Rita Maestre. Su propuesta establece un recargo del 50% del impuesto de los inmuebles de uso residencial que se encuentren desocupados con carácter permanente. El equipo municipal se acoge al máximo permitido en el decreto. Sin embargo, baja el listón para la bonificación por la limitación del precio del alquiler. Lo fija en un 25% del 95% máximo que concede el Ejecutivo nacional.

Retiran las enmiendas

El Partido Socialista sugiere penalizar a los dueños de casas vacías un 45% y son más generosos con el incentivo fiscal del IBI a los arrendadores que establezcan una renta máxima del contrato de alquiler; lo elevan a un 35%.

El objetivo de estas medidas es ayudar a mejorar el acceso a la vivienda, pero la oposición, PP y Ciudadanos, han convencido a Ahora Madrid y el PSOE para que retiren sus enmiendas. El motivo: no se sabe a qué va a dar pie la ley estatal o autonómica que determine qué se considera vivienda desocupada (en cuanto a plazos y características). De incluirlo en las ordenanzas fiscales de 2019 daría lugar a una oleada de recursos por parte de los ciudadanos y comprometería al futuro gobierno municipal que surja de las elecciones del 26 de mayo.

Por otra parte, el Consistorio no cuenta con informe de la Intervención General que dé cuenta sobre cómo afectarían estas medidas fiscales a la estabilidad presupuestaria municipal, ni tampoco se ha previsto la cuantía en los Presupuestos Generales del Ayuntamiento de Madrid. A menos de que los proponentes cambien de opinión en el último, estas iniciativas no verán la luz hasta 2020.

El Decreto-ley fija que la declaración municipal de inmueble desocupado con carácter permanente exigirá la previa audiencia del sujeto pasivo y la acreditación por parte del ayuntamiento de los indicios de que se encuentra deshabitada, a regular en ordenanza, dentro de los cuales podrán figurar los relativos a los datos del padrón municipal, así como los consumos de servicios de suministro.

Sin las casas prometidas

En el Pleno celebrado ayer, la oposición volvió a recordar a la alcaldesa y a la delegada de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Marta Higueras, que no se ha llegado a construir ni un 2% de las viviendas públicas que prometieron para solventar la problemática de los elevados precios del alquiler y el acceso a una vivienda.

Tal y como recoge una nota de prensa publicada el 21 de febrero de 2017, garantizaban «más de 4.000 las viviendas que construirá el gobierno de Manuela Carmena hasta final de legislatura».

El mes pasado, en la comisión del ramo, el Ayuntamiento reconoció que no llegan a 70 los pisos erigidos. La regidora madrileña argumentó ayer que necesita un segundo mandato para ultimar el resto de viviendas. «Es posible que no dé tiempo a que se acaben todas» en esta legislatura, evidenció.

Carmena hizo balance de cómo va el Plan Municipal de Vivienda 2016-2019 ante la pregunta de la portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís, sobre esta materia. La máxima representante de la capital dijo que 1.426 viviendas están en ejecución; 17 promociones en obra y tres promociones han sido adjudicadas recientemente. Además, hay 164 viviendas en ejecución de proyectos y 486 más en licitación.

En total, subrayó, suman «más de 2.000 viviendas en gestión que serán más de 3.000 en 2019». Todas ellas se sitúan en los distritos de Fuencarral-El Pardo, Tetuán, San Blas-Canillejas, Barajas, Carabanchel, Puente de Vallecas, Villa de Vallecas, Villaverde, Vicálvaro, Latina, Retiro, Chamberí y Hortaleza.

Las más de 4.000 casas se repartirán entre los más de 25.000 inscritos que están en lista de espera en los diferentes programas de adjudicación de vivienda de la Empresa Municipal de Vivienda y el Suelo.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!