Un perico en la monumental

Ha muerto Juan Segura Palomares, un apasionado de la vida, de los toros y del f√ļtbol. Alegre, jovial, se hac√≠a querer. Y dio siempre mucho, era tremendamente generoso en la amistad. Tuve la suerte de tratarlo durante mi traves√≠a catalana y nuestro punto de encuentro era siempre la Monumental. Cu√°nto luch√≥ y cu√°nto sufri√≥ con el ataque a la Fiesta.

M√°s catal√°n que nadie, barcelon√©s como pocos y gran aficionado. En su alma taurina le entraban muchos toreros, pero en su otro yo, √ļnica y exclusivamente su esp√≠ritu ten√≠a color blanquiazul. El Espanyol, perico hasta la m√©dula.

Y entre sus dos pasiones, el periodismo. Porque Juan era un periodista de raza, de los antiguos, de los de verdad. Solo repasar su trayectoria nos da medida de un trabajo ingente y sobresaliente. Solidaridad Nacional, Tele/eXpr√©s, Mundo Deportivo, La Prensa, Diari de Barcelona, del que fue director. Fue responsable de comunicaci√≥n del R.C.D. Espanyol, escribi√≥ su historia, asesor√≥ a la presidencia y fue el autor de su himno. Dej√≥ la profunda huella de un perico de lujo, de recuerdo imborrable. Como imborrables sus cr√≥nicas de lo sucedido en la Monumental barcelonesa, su brillante etapa como presidente de la Federaci√≥n de Entidades Taurinas de Catalu√Īa, y el recuerdo de aquella gala taurina de enorme repercusi√≥n social. ¬°Ay, los premios Pere Bala√Ī√° Espin√≥s! Aquel homenaje permanente a un gran empresario, al que ha reivindicado siempre m√°s la afici√≥n que sus propios herederos.

Del viejo Sarri√° al tendido 2 del coso de la Ciudad Condal. Segura Palomares se entreg√≥ siempre al f√ļtbol y a los toros. Con la misma pasi√≥n, con igual ilusi√≥n. Con simpat√≠a eterna, con entrega, con esperanza, incluso en la tarde en la que la Monumental cerr√≥ sus puertas un triste domingo de septiembre de ahora hace siete a√Īos.

Nunca cundi√≥ en √©l el des√°nimo sobre el futuro de la Fiesta en Catalu√Īa. Luch√≥ por frenar el cerco que el nacionalismo imperante fue imponiendo sobre el espect√°culo taurino. Y nunca una mala palabra, se√Īor√≠o hasta el final.

√Āngel Gonz√°lez Abad

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!