Un informe oficial alerta del peligroso estado de abandono del Palacio Episcopal de Calatayud

Un informe oficial acaba de alertar del peligroso estado de abandono en el que se encuentra el Palacio Episcopal de Calatayud, un edificio neoclásico de principios del siglo XIX que está catalogado con protección integral por su valor histórico y artístico. El informe alerta del riesgo de desprendimientos, subraya que es preciso acometer urgentes obras de consolidación y limpieza para reducir el peligro hacia la vía pública, y reprocha que no se haya velado por una mínima conservación y mantenimiento del inmueble desde hace años.

El informe lleva la firma del arquitecto municipal de Calatayud, Luis Alberto Gil González. El Ayuntamiento ha tardado año y medio en elaborar este documento de diagnóstico, que fue solicitado por el grupo municipal del PSOE en septiembre del año 2017, a la par que insistía ante el gobierno local del PP en la necesidad de que se tomaran medidas ante el visible deterioro que presentaba el edificio.

De hecho, el informe que se ha emitido ahora prácticamente se limita a describir el deterioro que es visible desde la calle. El documento consta de ocho páginas, la mitad de él son fotografías y, pese a lo breve de la redacción, atestigua por escrito ese visible y acusado deterioro en el que lleva inmerso este edificio desde hace años. El inmueble pertenece al Obispado de Tarazona, aunque la Administración tiene también una competencia de tutela urbanística, responsabilidad reforzada en este caso por la catalogación del edificio con protección integral por su valor histórico-artístico.

Agrietamientos y huecos apuntalados en una de las zonas de la fachada en las que es más visible el deterioro

«No se han realizado en el inmueble unas necesarias actuaciones de mantenimiento y conservación», indica el informe del arquitecto municipal. Está en un «estado de abandono y de conservación irregular» -continúa-, con «problemas estructurales (…), de salubridad y de ornato público». Algunos elementos de su fachada monumental llevan más de seis años apuntalados, sin que en este tiempo se hayan realizado obras para subsanar el deterioro estructural. Y, a falta de intervenciones de consolidación y restauración, la situación ha llegado a tal punto que hay riesgo de «desprendimiento» en «ciertas partes de la fachada», lo que supone un peligro para la vía pública, según indica el mismo informe.

Responsabiliad del gobierno municipal

Precisamente «en evitación de situaciones de peligro al viario público», el arquitecto municipal indica que «de manera inmediata» deben realizarse, como mínimo, obras de limpieza, adecuación y apuntalamientos que presupuesta en 6.984 euros. Y esto solo para evitar desprendimientos en los puntos más críticos del edificio que dan a la calle.

Tras conocerse ahora el informe que llevaban un año y medio esperando, el grupo municipal del PSOE ha exigido al gobierno municipal del PP «que actúe de una vez por todas y deje de ser cómplice en el abandono de este emblemático edificio del patrimonio histórico-artístico de Calatayud». El portavoz socialista, Víctor Ruiz, considera que «el gobierno municipal lleva años mirando para otro lado y haciendo gala de una dejadez total, consintiendo la inacción del propietario del Palacio Episcopal». «Solicitamos este informe técnico para que quedara constancia escrita de la situación y empujar al Ayuntamiento a que tome cartas en el asunto, pero es evidente que el gobierno municipal debía haber actuado hace muchos años, porque el deterioro del Palacio Episcopal está a la vista de cualquiera y de forma más que notoria», ha indicado Ruiz.

Ahora queda por ver qué medidas adopta el equipo del PP. ABC ha intentando, sin éxito, recabar la opinión de la concejala de Urbanismo, Mercedes Sarrate, que detallara lo ocurrido hasta ahora, el estado al que ha llegado el edificio y si piensa hacer algo al respecto el gobierno municipal que lidera el alcalde José Manuel Aranda. El PSOE, por su parte, considera que el punto al que se ha llegado «obliga a que, de una vez por todas, se adopten resoluciones administrativas para poner freno al alarmante deterioro del Palacio Episcopal, que se aplique la normativa, se exija al Obispado que actúe de urgencia y, de lo contrario, que el Ayuntamiento acometa las obras de forma subsidiaria».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!