Un grupo trotskista impulsa los referéndums contra la Corona en la Universidad

Es martes en un pequeño teatro de Madrid y sobre las tablas hay varios chavales. Son universitarios y Olivia, una de ellas, toma el micrófono. Acto seguido lee un manifiesto sobre las consultas universitarias contra la Corona que arrancan hoy con un referéndum en la Universidad Autónoma de Madrid y que se replicará en otras 25 universidades españolas. «Somos la juventud y queremos llevar este debate a las universidades y centros de estudio», proclama la joven.

Un poco más allá, a un lado del mismo escenario, está Lucía Nistal. Ella no es universitaria, aunque también viene de la Autónoma. Es docente investigadora y, a su vez, portavoz e impulsora de la plataforma ReferéndumUAM, pionera en la ola de consultas universitarias. Nistal, eso sí, no sólo es integrante de dicha plataforma, sino que milita de forma activa en la Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras (CRT), la organización trotskista que está detrás de estos referéndums simbólicos tanto en barrios como, ahora, en universidades.

Fundada en 2017, la CRT es un colectivo antisistema que quiere «poner fin a la parasitaria Monarquía» y se posiciona abiertamente a favor del referéndum ilegal de Cataluña o de los agresores de Alsasua. Aboga, según su programa, por «terminar con el régimen del 78 mediante la movilización obrera y popular». El Congreso fundacional de la agruación se celebró en mayo del año pasado en Zaragoza y Nistal, ahora impulsora de la plataforma ReferéndumUAM, formó parte de la mesa de dicho Congreso. Además de militar en la CRT, lo hace en Pan y Rosas, organización satélite de la agrupación trotskista.

Las conexiones entre la plataforma ReferéndumUAM y los trotskistas de la CRT no se reducen únicamente a la figura de Nistal. Este movimiento, que se define como un espacio «plural», tiene una delegación catalana llamada «Fora el Borbó de les Universitats Catalanes». La portavoz e impulsora de esta rama de la plataforma es Verónica Landa, también militante de la satélite Pan y Rosas y colaboradora de izquierdadiario.es, el portal web que instrumentaliza la CRT para difundir su ideario.

Casualmente esta web, dirigida por Santiago Lupe, miembro de la dirección de la CRT, tuvo un papel decisivo en la campaña de difusión mediática de la plataforma. El 31 de octubre se celebró, en la Universidad Autónoma y con Nistal al frente, la asamblea informativa que vertebró este primer referéndum. Se acordó la pregunta –«¿Estás a favor de abolir la Monarquía como forma de Estado para instaurar la República?»– y las dos posibles respuestas: «Sí o no». En caso afirmativo también preguntan si el votante está a favor de abrir un proceso constituyente.

Campañas idénticas

Los antecedentes de esta campaña contra la Monarquía en la Universidad están en las dos consultas del mismo tipo que se han celebrado en los últimos meses en dos barrios de Madrid, Vallecas y Vicálvaro, y que fueron impulsadas igualmente por la CRT bajo el lema «Que los pueblos decidan». En aquellos carteles se podía observar, además del logo de la CRT, una corona en llamas. Los referéndums universitarios utilizaron, en un primer momento, ese mismo logo. Después, para no relacionar un movimiento plural que en teoría parte de jóvenes universitarios, cambiaron la corona en llamas por una urna y optaron por ocultar cualquier alusión a la agrupación trotskista para blanquear la imagen de la consulta que hoy se celebra.

Aunque fuentes oficiales de la Universidad Autónoma no saben precisar cuál es la entidad concreta que impulsa esta consulta, la organización Contracorriente dio otra pista al publicar un manifiesto en el que hicieron un llamamiento a todos los jóvenes para «abrir el melón de la Monarquía» para poner «patas arriba» el sistema. Contracorriente es la facción juvenil de la CRT.

Pese a todo, las urnas están hoy colocadas en la Autónoma. Mañana será en otra universidad y así sucesivamente hasta que terminen las consultas no vinculantes en hasta 26 centros. A tenor de esta sucesión de referéndums, la ofensiva contra la Monarquía que encabezan formaciones como Podemos, ha calado, al menos, y como es el caso, entre los sectores antisistema.

Eso sí, parece claro que los veinteañeros que el pasado martes se subieron a las tablas de un teatro madrileño para presentar su proyecto tienen un socio. Concretamente aquel que pretende cambiar un modelo que tildan de anticuado, precisamente, con viejas recetas.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!