Un edil del tripartito del consistorio mallorquín de Llucmajor dice que España «no respeta la libertad de expresión»

El partido Actúa Baleares ha denunciado este viernes que el Ayuntamiento de Llucmajor, en Mallorca, «ha respondido formalmente a las quejas vecinales por la instalación de lazos amarillos separatistas en el edificio municipal del Claustro de Sant Bonaventura» señalando que «España no respeta las leyes internacionales sobre libertad de expresión». En la actualidad gobierna en Llucmajor un tripartito conformado por el PSOE, la formación ecosoberanista MÉS y Proposta per les Illes (PI). El alcalde es en la actualidad el socialista Gori Estarellas.

Según ha explicado Actúa, a través de un comunicado, vecinos de Llucmajor se quejaron ante el consistorio por «la utilización partidista de los edificios municipales». Dichos vecinos recibieron una respuesta por escrito del concejal de Cultura, el ecosoberanista Lluís Segura. En su escrito, Segura recordaba, en primer lugar, que el consistorio aprobó en el pleno celebrado el pasado 28 de febrero una moción «a favor de la libertad de expresión y contra la condena del cantante Josep Miquel Arenas —Valtonyc—». Cabe recordar que Valtonyc, actualmente huido de España, fue condenado a tres años y medio de cárcel por los delitos de enaltecimiento del terrorismo y sus autores y humillación a sus víctimas, calumnias e injurias graves a la Corona y amenazas.

«Es por ello que el edificio del Claustro de Sant Bonaventura exhibe públicamente nuestro rechazo de cualquier forma de represión de la libertad de expresión, rechazo que, internacionalmente, a menudo se expresa con el símbolo del lazo amarillo», añadía el concejal de Cultura en su escrito. Asimismo, indicaba que respetando el acuerdo del pleno de febrero «y en tanto que el Estado español no respete las leyes internacionales relativas a la libertad de expresión y de opinión», el lazo amarillo «continuará presente en el Claustro de Sant Bonaventura salvo que haya un acuerdo del pleno en sentido contrario».

Críticas de Actúa-Vox

Para Actúa-Vox, los vecinos de Llucmajor «no se merecen un concejal de Cultura extremista y radical», que acumula «continuos incidentes e insultos como calificar de nazis a los españoles a través de su cuenta oficial de Twitter», donde «insulta todo lo que no sea favorable a la independencia de los «Países Catalanes». Para el citado partido, «es intolerable que un representante público del Ayuntamiento arremeta contra la presencia de la Guardia Civil en el pueblo o coloque lazos amarillos en las presentaciones y actos de cultura».

Por todo ello, Actúa-Vox ha registrado una petición formal solicitando «la retirada de todos los símbolos ilegales separatistas colocados en los edificios públicos de este municipio, además de solicitar el cese de semejante individuo que califica a España en sus artículos de opinión como un «Estado autoritario, especulador, violento, intolerante y colonialista». Actúa-Vox advierte que «si no es el consistorio el que retira los lazos amarillos de los edificios públicos, lo haremos nosotros».

Por su parte, en declaraciones a ABC, el edil de Cultura de Llucmajor ha recordado este viernes la existencia del mencionado acuerdo en el pleno de febrero «a favor de la libertad de expresión». En cualquier caso, ha indicado que lo que el afirmó en su escrito «es una opinión personal», no una posición institucional. «Estoy legitimado para decir que el Estado español no respeta la libertad de expresión, como otras personas están legitimadas para decir lo contrario», ha señalado. Finalmente, ha dicho que si el alcalde de la localidad se lo pidiera o si hubiera un acuerdo plenario en ese sentido, «naturalmente retiraría el lazo amarillo del Claustro de Sant Bonaventura».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!