Un conflicto olvidado, pero muy presente para los ucranianos

Tras la estampida del entonces presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, que, por huir de Kiev, fue destituido por el Parlamento, en lo que supuso el final triunfante de la revuelta del «Maidán», el Kremlin decidió tomar cartas en el asunto de forma más contundente. Rusia envió más tropas a Crimea, además de las desplegadas en Sebastopol, en la base de la Flota del Mar Negro, que, al actuar sin distintivos, fueron presentadas como «milicias populares» locales opuestas al de «golpe de Estado» en Kiev contra Yanukóvich.

Estas «milicias» forzaron al Parlamento de Crimea a cambiar la dirección del Ejecutivo y a convocar un referéndum para independizarse de Ucrania e incorporarse a Rusia. La consulta, que se celebró sin las más mínimas garantías democráticas, dio como resultado una supuesta mayoría favorable a convertirse en una región más de la Federación de Rusia. La maniobra se hizo al menos sin apenas derramamiento de sangre, Hubo un muerto atropellado por un camión en el momento de un asalto a un cuartel del Ejército ucraniano y heridos en distintos choques.

Distinto fue lo que sucedió en la cuenca ucraniana de Donbás, las regiones de Donetsk y Lugansk. También allí hubo levantamiento contra Kiev con hombres armados llegados desde Rusia en su mayor parte, en torno a unos 20.000 contando los locales. También hubo consultas populares favorables a la independencia e integración en Rusia, pero Moscú no se anexionó esos dos enclaves y ni siquiera los reconoció. Eso sí, fluyó el dinero, las armas y miles de «voluntarios».

Estalló una guerra con las tropas ucranianas, que sigue latente todavía hoy día pese a los acuerdos de paz de Minsk de febrero de 2015. Según la ONU, han muerto ya más de 10.000 personas. El Ejército ucraniano tiene desplegados en la zona unos 60.000 efectivos, al comienzo del conflicto eran como 50.000, y unos 15.000 implicados directamente en los combates. Sin embargo, en las zonas fronterizas, Rusia tiene emplazados 260.000 soldados, asegura Kiev.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!