Un clan extranjero estaría detrás de la oleada de robos en museos alemanes

Corresponsal en Berlín Guardar

El robo al Museo de la Stasi de Berlín, perpetrado este fin de semana y tercero de una serie con el mismo modus operandi, confirma un patrón que remite a los mismos autores o al mismo tipo de encargo. Al igual que en el robo a la Bóveda Verde de Dresde, donde los delincuentes se hicieron con un botín de 500 millones de euros y un valor histórico incalculable, esta vez los ladrones entraron en el museo por una ventana. Se encaramaron al dosel de la entrada y desde allí accedieron por la ventana aprovechando un ángulo muerto del sistema de cámaras de vigilancia.

Una vez en las salas de exposici√≥n, ¬ęrompieron varias vitrinas y robaron medallas y joyas¬Ľ, seg√ļn el informe policial. El robo fue descubierto en la ma√Īana del domingo, cuando un empleado descubri√≥ las vitrinas rotas y dio parte a la direcci√≥n del centro. En este caso, sin embargo, estaban peor informados y se llevaron varias falsificaciones.

Facsímiles de poco valor

¬ęAl igual que en Dresde buscaban objetos de valor hist√≥rico. Fueron sustra√≠das una Orden Patri√≥tica del M√©rito en oro, una Orden Karl Marx, una Orden Lenin y una Orden ‚ÄúH√©roe de la Uni√≥n Sovi√©tica‚ÄĚ, adem√°s de algunas joyas como anillos de boda, anillos con piedras y perlas, un reloj y un brazalete. Pero de las condecoraciones, solo una de ellas era aut√©ntica, el resto eran facs√≠miles¬Ľ, inform√≥ ayer el director del museo J√∂rg Drieselmann.

La Orden Patri√≥tica, aut√©ntica, era de bronce, por lo que el valor material de lo robado queda en unos 1.500 euros. La mayor p√©rdida, sin embargo, la suponen un n√ļmero todav√≠a indeterminado de expedientes, carpetas con los informes que redactaban los agentes y colaboradores de la Stasi cuyos nombres no han sido dados a conocer. Adem√°s est√°n los da√Īos causados en tres vitrinas y dos puertas contra incendios cuya reparaci√≥n est√° presupuestada en unos 50.000 euros.

El marchante Alexander Schalck-Golodokowski destaca que ¬ętodos repiten la forma de entrar en el museo, todos buscan un tipo de objetos comercializables en el mismo mercado negro y todos parecen actuar por encargo¬Ľ, resume.

El corredor de seguros de Colonia Stephan Zilkens, especializado en arte, considera que ¬ępodemos descartar un artnapping, un secuestro en el que se pide un rescate al museo, porque en el caso de Alemania el Estado no puede permitirse legalmente comprar bienes robados¬Ľ. Zilkens sospecha que, o bien se trata de encargos o los ladrones tendr√°n que destruir las piezas, demasiado reconocibles, para vender los materiales. ¬ęEn el caso de los diamantes de Dresde tendr√°n incluso que molerlos porque tienen un corte caracter√≠stico t√≠pico debido a la talla del siglo XVIII¬Ľ, asegura.

Alemania entera se pregunta por qu√© los museos no cuentan con medidas de seguridad m√°s sofisticadas y Zilkens atribuye a la antig√ľedad de los edificios la imposibilidad de a√Īadir habitaciones blindadas y vitrinas a prueba de ataques, dispositivos que suponen demasiado peso para las estructuras.

En todo caso, piensa que detr√°s de los robos puede haber un clan porque ¬ęla t√©cnica ha sido relativamente sencilla pero es necesario el respaldo de una organizaci√≥n para realizar trabajos como lijar y revender con el secreto necesario¬Ľ. De la misma opini√≥n es Michael Behrendt, autor del libro titulado ¬ęEl peligro √°rabe: clanes criminales familiares amenazan nuestra seguridad¬Ľ, que ha constatado que adem√°s de las drogas y la prostituci√≥n, los clanes √°rabes instalados en la capital alemana han ampliado su horizonte criminal para adentrarse en nuevos negocios como los robos de objetos de gran valor.

En los √ļltimos meses, han entrado dos veces al exclusivo KaDeWe de Berl√≠n, a√Īade Olaf Richter, investigador criminal y jefe del departamento de robos de Dresde, que sin embargo no se compromete todav√≠a con esta teor√≠a. ¬ęEs demasiado pronto para quedarnos solo con una hip√≥tesis¬Ľ, dice, ¬ęseguimos m√°s de doscientas pistas y vigilamos el mercado a la espera de movimientos¬Ľ.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!