Un bloque de hielo dos veces más grande que Nueva York está a punto de desprenderse de la Antártida

La Nasa advirtió mediante un comunicado emitido el viernes pasado que un iceberg dos veces más grande que la ciudad de Nueva York está a muy poco tiempo de desprenderse de la Antártida. Se trata de un bloque de hielo de 1.700 kilómetros cuadrados que se espera que se rompa a causa de las grietas que aparecieron en los últimos años en la plataforma de hielo Bunt.

Si bien los científicos no saben el momento exacto en que ocurrirá la ruptura, sí han alertado que la misma podría afectar al resto de la plataforma continental y también a la infraestructura científica que está allí instalada, y con gente.

La Nasa comparó en su anuncio una fotografía de la zona en cuestión, realizada desde el satélite Landsat en enero de 1986 con otra de enero de este año donde se puede apreciar una grieta que cruza de oeste a este toda la parte que presumiblemente va a desprenderse, y que tiene forma de cabo costero.

Cuando esta fisura, denominada grieta de Halloween, se encuentre con otra que cruza el lugar de sur a norte, se presume que el territorio se desprenda, convertido en un gigantesco iceberg, cuya dirección es imprevisible, así como el efecto que causará en la superficie de esa región del continente Antártico.

Los científicos aún no saben el efecto que va a traer el desprendimiento en la superficie de esa región de la Antártida Fuente: AFP – Crédito: NASA

Según lo que indicó la Nasa, esta segunda brecha, la que va de sur a norte, se había mantenido estable durante 35 años, pero su crecimiento se aceleró repentinamente y se fue prolongando hace el norte con una velocidad mayor a 4 kilómetros al año.

El iceberg que se desprenderá parece gigantesco, pero para los estándares del continente blanco no lo es tanto, aseguraron desde la NASA, aunque de todas maneras “será significativo”.

De hecho, la agencia señaló en su sitio web: “Puede que sea el iceberg más grande que se haya roto en la plataforma de hielo Brunt desde que comenzaron las observaciones en 1915”.

“Los científicos estudian ahora si la pérdida provocará que la superficie cambie aún más y posiblemente se vuelva inestable o se rompa”, alertó la agencia espacial.

Las crecientes fisuras que fracturan la superficie antártica generaron preocupaciones en las personas que trabajan en la plataforma, en particular los investigadores de la Estación Halley, de British Antarctic Survey.

Esta es una de las principales bases para la investigación de la Tierra, la atmósfera y la ciencia espacial. En general, está activa todo el año, pero en los últimos años se ha cerrado dos veces por los cambios impredecibles en el hielo.

Información agencia EFE

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!