Un acuerdo nada sencillo de ejecutar para Siria

Rusia y Turquía volvieron a demostrar que las decisiones importantes en esta nueva Siria se adoptan a miles de kilómetros de Damasco y que Estados Unidos carece de peso en los despachos donde se debate el futuro de esta guerra. Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan anunciaron que, de momento, no habrá una ofensiva a gran escala contra Idlib, última provincia fuera del control del Ejército y bastión del brazo sirio de Al Qaeda. Ese es el único punto claro y tangible tras una cumbre en la que le memorándum final no parece nada sencillo de ejecutar.

El 15 de octubre es la fecha acordada para la entrada en vigor de la zona de desmilitarización que patrullarán rusos y turcos, pero es también el día para el que los grupos opositores deberán haber entregado sur armamento pesado y, lo que parece aun más complicado de lograr, para que los combatientes del brazo sirio de Al Qaeda abandonen la zona. Esta es la exigencia número uno de Moscú y ahora Erdogan deberá conseguir que los grupos a los que apadrina y arma desde 2011 consigan separarse y expulsar a los combatientes leales a AQ, que podrían ser unos 10.000, según las cifras que baraja Naciones Unidas. ¿Cuál será su destino?

El aspecto esperanzador del acuerdo es que los firmantes son países con peso real en una guerra en la que tienen desplegados a sus ejércitos. Tanto Rusia como Turquía están metidos de lleno en este conflicto y defienden sus propios intereses. No se trata de una serie de medidas abstractas adoptadas por Naciones Unidas en Ginebra, sino de puntos muy concretos negociados por Putin y Erdogan, patrocinadores del Gobierno de Damasco y de la oposición armada y política respectivamente.

Moscú y Ankara tienen sus propias agendas. Putin necesita asegurar sus bases militares en Latakia y para ello debe eliminar cualquier amenaza de la vecina Idlib. El líder ruso también quiere ganarse el respaldo de Erdogan en su pulso personal con Donald Trump y lo consigue ya que al suspender la ofensiva el presidente turco gana tiempo para seguir reforzando las milicias sirias con las que pretende frenar la amenaza de los kurdos, que son los grandes aliados de Estados Unidos. Todo esto y mucho más está sobre la mesa en la que se debate el futuro de Siria, un país que se limita a poner el tablero donde se disputan estas grandes partidas, la destrucción y los muertos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!