Un acercamiento al mejor Mozart

Juventus Lyrica estrena una nueva versión de La flauta mágica

Una manera de acercarse a Mozart es asistir a una función de La flauta mágica: su fama es una recomendación para conocerla; su partitura y argumento, una exigencia para revisitarla. Juventus Lyrica decide ponerla en escena como parte de su 20° temporada.

En este Singspiel ( ópera en alemán con secciones habladas) estrenado en 1791 -dos meses antes de la muerte del compositor-, W. A. Mozart despliega toda su capacidad al servicio de una historia que atrae tanto a niños como a adultos. ¿Pero cómo logra esa magia el compositor? Su argumento y su música tienen la capacidad de desarrollarse en distintos niveles. Como primer nivel, en sentido lineal, podemos pensar en el argumento del cuento de hadas: el príncipe perseguido por una serpiente entra en el territorio de la Reina de la Noche, se enamora de la hija de la oscuridad secuestrada por un malvado y decide emprender su rescate. En el segundo nivel, sin embargo, se descubren las más refinadas alegorías sobre la religión y modo de entender el mundo de la logia masónica rosacruz (de la cual Mozart formaba parte). La regie María Jaunarena aclara el punto: “Esta ópera constituye un imán para todas las audiencias, porque contiene símbolos que intuitivamente asimilamos. Sus personajes representan figuras que forman parte del código de la cultura occidental, de nuestro ADN cultural”.

Entender a Mozart a través de esta obra es también entender su tiempo proyectado sobre el nuestro. Para esta puesta, Jaunarena intenta “narrar el cuento en su estado puro”. Esta elección responde a si realmente la sociedad progresa en todos los ámbitos o hay algo del pasado que todavía pueda alumbrar a la época actual. Para lograr su objetivo, la regie se apoya sobre dos ejes: “El primero lo constituye la posibilidad del conocimiento simbólico que propone la obra. El segundo es su narración en estado puro, que permite recuperar una concepción presente en la filosofía masónica rosacruz: cada escena está pensada cronológicamente para simbolizar los procesos alquímicos. En el momento en que fue concebida la obra, el pensamiento científico estaba cerca de la conquista espiritual. Los alquimistas trabajaban para alcanzar el fuego de los filósofos, lo que sería la mejor versión de sí mismos. Pero para lograr la superación es preciso transitar las pruebas más extremas”. Así lo hacen los protagonistas de esta historia de amor.

¿Qué hay de todo esto en la música? El director musical Hernán Schvartzman aclara cómo Mozart logra elaborar estas concepciones en la partitura: “La simbología del argumento está presente en todo momento en la música. El número tres, con toda la carga simbólica que conlleva para los masones, aparece sistemáticamente en los personajes. En la obertura ocurre algo bastante excepcional para ser clásica: en el medio hay una interrupción para repetir los mismos tres acordes que la inician. Las tonalidades elegidas son muy importantes: el si bemol mayor fue asociado, desde el Renacimiento, a la sabiduría, a las pasiones más elevadas. Y Sarastro canta en fa mayor, tonalidad determinada por el corno di bassetto, el instrumento masónico por excelencia. Un momento interesante es cuando Mozart toma una fuga al estilo bachiano como tipo de escritura elevado para mostrar simbólicamente la entrada de Pamina y Tamino al templo”.

La flauta mágica

  • Funciones: Hoy, 1° y 3 de agosto (20) y 28 de julio (17.30)
  • Teatro Avenida, Av. de Mayo 1222; desde $250

ADEMÁS

Lee más: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!