Trump da permiso a los militares para disparar a matar en la frontera con México

El presidente de Estados Unidos ha dado permiso a los 8.000 soldados norteamericanos desplegados en la frontera de su país con México a usar fuerza letal, si es necesario, para protegerse no sólo ellos, sino también a los agentes del departamento de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos de los inmigrantes que piden asilo allí. Se trata de una decisión polémica, que con seguridad acabará en los tribunales y que ha provocado grandes tensiones dentro de la Casa Blanca.

Seg√ļn la orden de Donald Trump enviada al Pent√°gono el pasado mi√©rcoles, a la que ha tenido acceso ABC, ¬ępara cumplir con su misi√≥n, el personal militar desplegado por el departamento de Defensa puede ejecutar las acciones de protecci√≥n que el secretario de Defensa considere que son razonablemente necesarias para proteger a los funcionarios federales, incluida la demostraci√≥n o el uso de la fuerza (incluida la fuerza letal cuando sea necesaria), control de multitudes, detenci√≥n provisional y registros superficiales¬Ľ.

Esa orden, en forma de memorando -un decreto que puede mantenerse en secreto-, va firmada por el jefe de gabinete de Trump, John Kelly. El presidente le oblig√≥ a hacerse responsable de ella tras una fuerte discusi√≥n durante una reuni√≥n que tuvo lugar en la Casa Blanca el pasado lunes en la que el propio Kelly se opuso frontalmente a esta medida, porque, seg√ļn sostuvo, puede entrar en conflicto con una ley de 1878 que impide el uso del ej√©rcito para asuntos de gobierno civil.

Se imponen los ¬ęhalcones¬Ľ

El consejero legal de la Casa Blanca, Emmet Flood, ratific√≥ que el presidente estadounidense podr√≠a infringir la ley con la orden, algo que no convenci√≥ a Trump. Jaleado por un creciente n√ļmero de ¬ęhalcones¬Ľ en materia de inmigraci√≥n, como el asesor Stephen Miller, el presidente puso fin a la disputa el martes, dictando la orden y obligando a Kelly a que la firmara, seg√ļn han revelado medios norteamericanos como Politico.

La decisi√≥n de darle al ej√©rcito permiso para disparar a matar en la frontera mexicana, una promesa que Donald Trump hizo en la campa√Īa electoral de las pasadas elecciones parciales de noviembre, sorprendi√≥ incluso al jefe del Pent√°gono. En respuesta a preguntas de la prensa este mi√©rcoles, James Mattis admiti√≥ que no hab√≠a le√≠do la orden antes de que llegara a su mesa. Aun as√≠, contradijo a la Casa Blanca al recordar que, de momento, los soldados enviados a la frontera con el vecino del sur ¬ęno est√°n armados¬Ľ.

El presidente, sin embargo, no tiene intención de ceder. Ayer aprovechó su mensaje anual a los uniformados durante las fiestas de Acción de Gracias para criticar a los integrantes de las caravanas de centroamericanos que avanzan hacia EE.UU. con la intención de solicitar asilo. Ese mensaje, que tradicionalmente es una felicitación institucional, se convirtió en una arenga política.

¬ęGente muy mala¬Ľ

¬ęNo tengo alternativa -dijo ayer Trump en la conferencia telef√≥nica-, en esas caravanas hay al menos 500 criminales, gente muy mala¬Ľ. A√Īadi√≥ que si los funcionarios de fronteras ¬ętemen perder el control o temen resultar heridos, vamos a cerrar las entradas al pa√≠s por un plazo indeterminado hasta que podamos volver a tener la situaci√≥n bajo control. Toda la frontera cerrada¬Ľ.

En periodo electoral, el presidente ordenó un refuerzo de 6.000 soldados en la frontera sur y amenazó con elevar esa cifra a 15.000, algo que, de cumplirse, supondría tener más tropas movilizadas frente a México que en Afganistán.

La raz√≥n es el avance de varios convoyes con 5.000 centroamericanos que est√°n comenzando a llegar hasta la frontera entre M√©xico y Estados Unidos con la intenci√≥n de pedir asilo, algo que Trump ha calificado de ¬ęinvasi√≥n¬Ľ. La actual ley norteamericana obliga a atender esas peticiones y ofrecer refugio a los solicitantes si alegan para ello que huyen de la amenaza de violencia.

Choque con los jueces

En un intento de disuadir a esos inmigrantes, Trump orden√≥ pasado el 8 de noviembre, en otro decreto, que √ļnicamente se pueda pedir asilo en puestos fronterizos designados para ello. Hasta ahora, los funcionarios pod√≠an tramitar solicitudes de ¬ęsin papeles¬Ľ que ya estuvieran ilegalmente dentro del pa√≠s.

Un juzgado de California ha suspendido esa orden cautelarmente, lo que ha propiciado un ataque del presidente a la justicia tras el cual el presidente del Supremo, John Roberts, le ha pedido que respete la independencia del poder judicial.

La principal promesa de Trump en la campa√Īa electoral de 2016 fue construir un muro con M√©xico. Hasta la fecha, ha erigido s√≥lo partes y los dem√≥cratas, que ganaron el control de la C√°mara de Representantes en las pasadas elecciones, han prometido boicotearlo.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!