Trump consigue que México mantenga a los solicitantes de asilo en Tijuana

A una semana de su toma de posesión, el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, le ha brindado a Donald Trump un éxito en su campaña para transformar el sistema migratorio estadounidense: permitirá que los peticionarios de asilo permanezcan en México mientras las autoridades de EE.UU. tramitan sus solicitudes.

Esa decisión, revelada este sábado por la nueva ministra mexicana de Interior, Olga Sánchez Cordero, en una entrevista en «The Washington Post», convierte a México en sala de espera en el complejo proceso migratorio de EE.UU. Hasta hoy, un emigrante puede entrar ilegalmente en EE.UU. y, si pide asilo, queda libre hasta que halla un fallo sobre su caso.

Mediante un decreto, Trump ha intentado cambiar esa política, a la que los abogados se refieren comúnmente como «atrapar y soltar». Según las nuevas regulaciones, sólo se podrá pedir asilo en los puestos fronterizos designados para ello. Quienes sean detenidos sin papeles, aunque pidan asilo, será deportados a su país de origen.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!