¬ęTodos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario¬Ľ

MADRID Guardar

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha salido esta tarde en defensa de Don Juan Carlos, ante el ataque del senador de M√°s Madrid, Eduardo Fern√°ndez, que ha llegado a calificarlo de ¬ępresunto corrupto¬Ľ. El ministro le ha respondido que ¬ęel problema del pa√≠s no es la inviolabilidad ni inmunidad de nadie¬Ľ y que tiene que respetar ¬ęla presunci√≥n de inocencia. Todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario¬Ľ. Adem√°s, ha criticado que se haga un ‚Äújuicio paralelo o anticipado‚ÄĚ sobre si cometi√≥ alg√ļn delito, en referencia a que la Fiscal√≠a del Tribunal Supremo y un juzgado de Suiza le investiguen por el pregunto cobro de comisiones en el Ave a la Meca.

A diferencia de en otras ocasiones, en el que el propio presidente del Gobierno, Pedro S√°nchez, no ha defendido al padre del Rey de los ataques de Podemos, en la sesi√≥n de control al Gobierno de hoy el titular de Justicia ha llegado a decir que ¬ętodos somos inocentes hasta que se se demuestre lo contrario¬Ľ y que se deje trabajar a la justicia.

El senador del partido de Errej√≥n afirm√≥ que ¬ęalgo huele a podrido en la Zarzuela¬Ľ y apunt√≥ tambi√©n contra Felipe VI, al afirmar que ¬ętrat√°ndose de una Monarqu√≠a yo no entiendo si renunciar a una herencia puede pasar por otra cosa que no sea abdicar¬ę.

Fern√°ndez subray√≥ que ¬ęla impunidad y los pactos de silencio no son propios de un Estado de Derechoa¬Ľ.

Campos le respondi√≥ que hay dos pilares b√°sicos en la Constituci√≥n, como son la presunci√≥n de inocencia y la igualdad de todos ante la ley, ¬ęcon estos dos par√°metros podemos entender, si queremos, el juego de la democracia y la convivencia. Todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario, y no de cualquier manera, porque lo digan ciertos medios de comunicaci√≥n¬Ľ.

El ministro insistu√≥ en que ¬ęsolo el Poder Judicial, siguiendo unos cauces determinados, puede llegar a determinar que se ha roto la presunci√≥n de inocencia, con una sentencia firme podemos hablar de culpabilidad. Todos somos iguales ante la ley. Desde 1978 tenemos el mejor marco jur√≠dico que nunca hab√≠a tenido la historia de este pa√≠s y lo que tenemos que hacer es robustecerlo. El problema de nuestro pa√≠s no es la inviolabidad ni la impunidad de nadie, sino que haya una justicia que sea efectiva para todos¬Ľ.

Seguidamente, en su r√©plica, asegur√≥ que la intervenci√≥n del senador ha sido ¬ęun magn√≠fico alegato de lo que es un juicio paralelo. usted no se cree la presunci√≥n de inocencia de nadie, de nadie, ni respeta el papel de los tribunales de Justicia porque son ellos los que tiene que determinar si hay hecho delictivo y buscar un culpable, pero as√≠ es complicado. Usted no ha respetado la separaci√≥n de poderes, usted no deja actuar a la Fiscal√≠a, ya da por sentado los hechos probados de una sentencia sin recurso¬Ľ.

Finlamente, se√Īal√≥ que ¬ęese no es el camino de la democracia, que no se hace fuerte por cuestionar las altas instituciones del Estado, se hacen fuerte por entender que cada √≥rgano institucional cumple el papel para el que est√° dise√Īada, y juzg√°ndola como la ha hecho usted hace un flaco favor al Estado de Derecho en el que yo s√≠ creo. Lo que tenemos que hacer es dejar trabajar a la Fiscal√≠a, al poder judicial, creyendo en la independencia de los √ļltimos y en la autonom√≠a de los primeros y solo por ese camino podemos llegar ala verdad, pero no cuestionando, como lo ha hecho usted, dando por hechos probados la culpabilidad de alguien, ese no es el camino que nos deber√≠a guiar como sociedad¬Ľ.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!