Todo lo que esclarece (y lo que no sabe) el informe oficial sobre el accidente de Emiliano Sala

Emiliano Sala cuando jugaba en el Nantes

El avi√≥n que trasladaba a Emiliano Sala desde Nantes a C√°rdiff descendi√≥ m√°s de 1000 metros en 112 segundos. Antes de estrellarse contra el mar, el piloto intent√≥ una maniobra brusca: un giro de 180 grados y un ascenso hasta los 700 metros de altura. Esa es la √ļltima posici√≥n del Piper Malibu en el que viajaba el futbolista argentino de 28 a√Īos. El fuselaje del avi√≥n se encontr√≥ a 30 metros de distancia de la posici√≥n final, y en el lecho del mar, a unos 68 metros de profundidad. La aeronave estaba partida en tres partes, unidas por los cables, y sin rastros ni de las alas ni del piloto, David Ibbotson, de 59 a√Īos. Las evidencias est√°n incluidas en el reporte preliminar de la junta que investiga los accidentes a√©reos en Inglaterra (AAIB, en ingl√©s), divulgado hoy. El reporte, de 16 p√°ginas, aporta otras certezas.

1. El avión tenía mantenimiento

El Piper Malibu patente N264DB había recibido un mantenimiento anual el 30 de noviembre de 2018. Fueron 100 horas de chequeos y tenía el certificado de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos, país en el que estaba registrado. Al momento de la revisión, registraba 6636 horas de vuelo.

2. No estaba habilitado para vuelos comerciales

Como era una aeronave registrada en Estados Unidos, no se pod√≠a utilizar para vuelos comerciales sin el permiso de la FAA estadounidense y de la CAA del Reino Unido. No hay ninguna evidencia de que tales permisos se hubiesen pedido. Es m√°s, la CAA le avis√≥ a la AAIB que no hab√≠a ning√ļn registro para operar vuelos comerciales con esa aeronave. Por lo tanto, y m√°s all√° de la licencia que tuviera el piloto, el Piper Malibu no pod√≠a hacer vuelos que implicaran una contraprestaci√≥n econ√≥mica.

La avioneta en la que se transportaba Emiliano Sala y el piloto

3. La licencia y el historial de vuelos del piloto se perdieron

El informe destaca que tanto la licencia como el historial de las horas de vuelo del piloto, de 59 a√Īos, se perdieron en el accidente. De todas formas, la licencia PPL que ten√≠a Ibbotson no estaba habilitada para hacer vuelos pagos (a cambio de una recompensa monetaria): necesitaba una licencia comercial. Seg√ļn la AAIB de Reino Unido, Ibbotson ya hab√≠a hecho varios vuelos bajo la modalidad de “costos compartidos”, es decir, poniendo parte del dinero de su bolsillo. El beneficio para los pilotos es que de esa manera adquieren horas de vuelo a un precio m√°s barato. Los vuelos de “costo compartido” tienen regulaciones diferentes al de los viajes comerciales, pero el reporte de la AAIB establece que el piloto tiene que hacerse cargo de la proporci√≥n prorrateada que le corresponde de los gastos operativos. En este caso hab√≠a dos personas en el vuelo (el √ļnico pasajero era Emiliano Sala). Suena curioso, entonces, que Ibbotson se haya hecho cargo de la mitad de los gastos del vuelo cuando ten√≠a su tarjeta de cr√©dito bloqueada y todos los reportes en la prensa inglesa apuntan a una mala situaci√≥n econ√≥mica, con deudas de todo tipo.

Y hay m√°s, el reporte de la AAIB (traducido al castellano por la Junta de Investigaci√≥n de Accidentes de Aviaci√≥n Civil de Argentina) establece que “el piloto debe tener un prop√≥sito genuino (tambi√©n conocido como un prop√≥sito com√ļn) para realizar el vuelo y debe dictar cu√°ndo el vuelo est√° para salir. El vuelo no se debe realizar con el prop√≥sito solamente de trasladar al pasajero”. En este sentido, el objetivo del viaje era claramente trasladar a Emiliano Sala desde Nantes, donde hab√≠a jugado en el club de la ciudad, a Cardiff, donde cumplir√≠a su sue√Īo de disputar la Premier League inglesa. La prensa inglesa recuerda que el viaje lo realizar√≠a el habitual piloto contratado por Mark McKay, el intermediario en la operaci√≥n que termin√≥ con Sala en Cardiff a cambio de 18 millones de libras. Pero David Henderson resolvi√≥ (por razones que se ignoran) trasladarle el trabajo a su amigo Ibbotson. “¬ŅQuer√©s irte un fin de semana a Nantes?”, le pregunt√≥ Henderson a Ibbotson para saber si estaba interesado en el viaje. Henderson, incluso, le pag√≥ el hotel en la ciudad francesa a su amigo Ibbotson.

4. Los asientos encontrados en la costa francesa eran del avión de Sala

El reporte de la IIAB revela que los dos asientos encontrados por una se√Īora en la costa francesa, en la pen√≠nsula de Contentin, pertenecen efectivamente al Piper Malibu en el que viajaba Sala. All√≠ tambi√©n se encontraron dos apoyabrazos y posibles restos del fuselaje del avi√≥n. En la costa norte de Jersey (otra isla inglesa en el Canal de la Mancha) apareci√≥ otro de los almohadones de los asientos.

Fuente: AFP РCrédito: Charly Triballeau

5. El avión tenía instrumental para evitar el congelamiento

Contra lo que se presupon√≠a en las primeras horas posteriores al accidente, el Piper Malibu estaba equipado con aparatos para poder volar en condiciones de congelamiento. Y tambi√©n pod√≠a hacer vuelos nocturnos. Dice el reporte: “El N264DB estaba equipado con un sistema de protecci√≥n de hielo que le permit√≠a volar en condiciones de congelamiento conocidas. Tambi√©n estaba equipado con equipamiento que le permit√≠a volar en forma segura de noche en condiciones meteorol√≥gicas instrumentales”.

6. La aeronave no tenía caja negra, pero no era obligatoria

De acuerdo con el reporte, la aeronave no contaba con un registrador de datos de vuelo protegidos ante accidente (conocido como “caja negra”) o registrador de voz de cabina, pero en funci√≥n del peso del Piper Malibu, ninguno de los dos era obligatorio. Si la aeronave hubiera contado con alguno de los dos instrumentos, los investigadores podr√≠an saber con exactitud qu√© fue lo que ocurri√≥ con el vuelo.

Las cinco incógnitas

  • La investigaci√≥n preliminar no logra establecer las razones por las que el avi√≥n se fue a pique. En funci√≥n de la escasa distancia entre la √ļltima posici√≥n en el radar y el lugar en el que fue hallado (apenas 30 metros) pudo haberse tratado de una ca√≠da libre. Tampoco concluye si el accidente se haya debido a las condiciones clim√°ticas que en ese momento hab√≠a en Guernsey (lluvias y alerta de congelaci√≥n por debajo de los 914 metros sobre el nivel del mar), o a una falla humana.
  • El reporte de la AAIB no dice ni una l√≠nea sobre la posici√≥n en la que pudo haber quedado el cuerpo de Ibbotson. S√≥lo aclara que las im√°genes entregadas por el veh√≠culo remoto que film√≥ los restos del avi√≥n en las profundidades del mar mostraron un cuerpo. Y era el de Emiliano Sala.
  • Tampoco confirma en qu√© condiciones se pact√≥ el trayecto Cardiff-Nantes, ni si efectivamente fue David Henderson (el piloto “titular”) quien corri√≥ con los gastos del viaje. Se supone que Ibbotson fue el piloto en el viaje de ida (Cardiff-Nantes) y que se qued√≥ en la ciudad francesa todo el fin de semana, tal como le hab√≠a sugerido su amigo Henderson.

  • El reporte preliminar de la IIAB no establece si el plan de vuelo para llegar en l√≠nea recta desde Nantes a Cardiff estuvo mal confeccionado, tal como hab√≠an adelantado varios medios de Francia e Inglaterra. Tampoco aclara si hubo o no una advertencia de los controladores a√©reos de Nantes al piloto. S√≠ se sabe que los datos hab√≠an sido cargados a la nube, y que Ibbotson acced√≠a a todos los par√°metros (clim√°ticos y de navegaci√≥n a√©rea) a trav√©s de su computadora port√°til, que no pudo rescatarse.
  • Hay cuatro puntos sobre los que la junta continuar√° investigando:1) La informaci√≥n de los radares, para comprender los √ļltimos minutos del vuelo. 2) La influencia de las condiciones meteorol√≥gicas. 3) En qu√© condiciones ingres√≥ el Piper Malibu a las aguas del Canal de la Mancha.4) Establecer si los criterios reglamentarios del vuelo se hab√≠an cumplido, sobre todo los referidos a la “aeronavegabilidad, permisos de la aeronave y licencias de la tripulaci√≥n del vuelo”.

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!