«Todo en esta vida tiene un punto final, el caso es que guste a todos»

El hombre acusado de matar a palazos a su hijo de 11 años coincidiendo con el Día de la Madre de 2017 se ha sentado hoy en el banquillo de los acusados para enfrentrarse a cuatro peticiones de prisión permanente revisable. En solicitar esta pena coincide la fiscal del caso, la abogada de la Xunta, la acusación particular que representa a la madre y la popular en nombre de la asociación Clara Campoamor. Todas ellas entienden probado que Marcos Míguez se trasladó con su hijo a una zona boscosa y apartada de la localidad coruñesa de Oza de los Ríos, lo hizo bajar del coche y una vez en el monte le asestó varios golpes en la cabeza con una palaque produjeron su muerte inmediata.

Según apuntó la fiscal del caso, el asesinato del niño respondió a un plan orquestado con años de antelación, a partir del divorcio de su mujer en 2009. Como demostración, el Ministerio fiscal sacó a relucir un mensaje que el acusado envió por Facebook al hermano de su exmujer en el que decía que «la última palabra no esá dicha en esta historia. Todo en esta vida tiene un punto y final. El caso es que nos guste a todos».

Por su parte, la defensa defiende que el acusado sufre «siete enfermedades psiquiátricas» que nublaron su consciencia. «Se produjo un cortocircuíto en sus facultades», ha indicado el abogado defensor.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!