Theresa May pide respeto a la UE en las negociaciones del Brexit

La primera ministra británica, Theresa May, ha querido contestar a la Unión Europea tras el varapalo sufrido ayer en la cumbre informal de los 27 celebrada en Salzburgo y donde los líderes europeos rechazaron su plan para el Brexit.

La «premier», en una declaración sin preguntas en el 10 de Downing Street, pidió «respeto» para Reino Unido en las negociaciones del proceso, ya que su país, según May, «ha tratado con respeto a la UE. La buena relación al final de este proceso depende de ello», ha apuntado.

Básicamente lo que ha hecho la «premier» es devolver la pelota al tejado de Bruselas y pedirles que «presenten una nueva propuesta» a su plan Chequers, vilipendiado ayer tanto por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, como por el presidente francés, Emmanuel Macron. May, en un tono duro y contundente con varias pausas incluidas a la hora de remarcar los puntos más importantes de su discurso, ha asegurado que «no solo se trata de rechazar las propuestas de la otra parte, si no de proponer unas nuevas» para tratar de salir del impás en el que se encuentran las conversaciones.

May, que volvió a repetir en varias ocasiones que irse sin acuerdo es mejor que un mal acuerdo para Reino Unido y que están preparados para si esto sucede, pedía a la UE comprensión «ninguna de las dos partes debería exigir lo inaceptable». Enumerando los dos problemas principales que tiene el proceso, el futuro acuerdo comercial y la frontera con Irlanda, May repasó de nuevo sus líneas rojas y destacó que Reino Unido no permanecerá ni en el mercado único ni en la unió aduanera, así como tampoco lo hará Irlanda del Norte, como solicita la UE.

Con la amenaza del no acuerdo siempre por delante, la líder conservadora ha dado a entender, como ya hizo ayer, que presentará en breve una nueva propuesta sobre la frontera irlandesa y ha finalizado su discurso reiterando que no «revocará» el resultado del referéndum del Brexit y asegurando que se necesita «un compromiso serio para resolver los dos grandes problemas en las conversaciones» para acabar terminando su discurso con una frase contundente «y estamos listos para ellos».

Eso sí, la «premier» se volvió a mostrar cálida con los 3 millones de ciudadanos comunitarios que residen en Reino Unido. A ellos les reiteró de nuevo que, aunque no haya acuerdo sus derechos estarán protegidos y repitió una de las frases más usadas por ella en los últimos meses «queremos que os quedéis». También ha mandado un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos norirlandeses, a los que ha dicho que harán todo lo posible «para evitar la vuelta a una frontera».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!