‘The Politician’: c√≥mo es el debut de Ryan Murphy en Netflix

El creador de Glee y Pose presenta una sátira que derrocha ironía, pero carece de humanidad Crédito: Gentileza Netflix

‘The Politician’ – Netflix

Elenco: Ben Platt, Gwyneth Paltrow, Laura Dreyfuss y Jessica Lange. Dos estrellas

‘Voy a intentar parecer m√°s aut√©ntica de ahora en m√°s”, dice Astrid (Lucy Boynton), novia del h√©roe del secundario River (David Corenswet), al principio de The Politician, despu√©s de que √©l indica que el sexo con ella se siente falso. River insiste en que ella necesita ser, no solo parecer, aut√©ntica. “No entiendo, ¬Ņcu√°l es la diferencia?”, responde ella.

Este es el equipo creativo de la serie -los creadores de Glee Brad Falchuk, Ian Brennan y Ryan Murphy, la nueva adquisici√≥n ostentosa de Netflix- inadvertidamente hablando de s√≠ mismo. Los tres son capaces de crear una tremenda autenticidad en pantalla: Pose de FX, en la que trabajan Murphy y Falchuk, se encuentra entre los dramas m√°s sinceros de los √ļltimos a√Īos. Pero tambi√©n tienen una tendencia desafortunada a canjear la humanidad b√°sica de sus personajes por una broma o un giro efectista de la trama.

Si Pose muestra las mayores fortalezas de Murphy como creador, The Politician ejemplifica todas sus debilidades más graves. Es cruel, sin sentido y completamente hueca. Son escasos los momentos en que alguien en la pantalla se parece emocionalmente a una persona. Murphy, Falchuk y Brennan están tratando de hacer su propia versión de una película de Wes Anderson (y se ve hermosa) sin entender que debajo de todos sus adornos estilísticos tiene que haber un comportamiento humano reconocible y lógico.

Ben Platt, de Dear Evan Hansen, interpreta a Payton Hobart, hijo adoptivo de una pareja acaudalada de Santa Bárbara (Bob Balaban y Gwyneth Paltrow, particularmente desconectados), obsesionado con la idea de convertirse en presidente de Estados Unidos. Cuando lo conocemos, está persiguiendo la presidencia de su clase de secundaria, y está consternado cuando River, su amigo y ocasional pareja sexual, opta por competir contra él. (Todos los actores se ven demasiado viejos acá, y fueron elegidos porque las temporadas futuras están destinadas a seguir a Payton y sus amigos durante la adultez).

“Son solo dos ni√Īos ricos que pelean por atenci√≥n”, dice un padre sobre la campa√Īa, pero Payton y los asesores Alice (Julia Schlaepfer), McAfee (Laura Dreyfuss) y James (Theo Germaine) tratan cada momento como si fuera una cuesti√≥n de vida o muerte. Revisan las encuestas y debaten si deben hacer algo con sus sospechas de que Infinity (Zoey Deutch) realmente no tiene c√°ncer y simplemente est√° siendo manipulada por su abuela Dusty (la gran musa de Murphy, Jessica Lange).

Se supone que esa propensi√≥n a hacer un esc√°ndalo hasta por las cosas m√°s m√≠nimas es algo sat√≠rico, pero todo tiene un nivel tan caricaturesco que ninguno de los punchlines surte efecto, y nada de lo que hacen los personajes tiene sentido. Y aunque los militantes del c√≠rculo √≠ntimo de Payton se muestran convencidos de que √©l es un candidato de una nueva generaci√≥n, el programa nunca explica por qu√©. Payton teme ser un soci√≥pata en ciernes -y no est√° seguro de si eso es un beneficio o un d√©ficit para su carrera- pero todos los que lo rodean son tan despiadados y extra√Īos como √©l.

En ocasiones, Platt o uno de sus coprotagonistas cantan, y durante esos pocos minutos preciosos, Payton parecer√° real, de una manera que sugiere que The Politician hubiera sido mejor directamente como un musical. Pero esos estallidos de autenticidad son tan pocos y distantes entre s√≠ que incluye un final (con Judith Light, Bette Midler y una historia completamente nueva) que suena como si Murphy, Falchuk y Brennan optaran por adelantar un a√Īo el estreno de la segunda temporada. Con el millonario acuerdo de Netflix con Murphy, esa es una apuesta que podr√≠an hacer con seguridad. Es una pena que lo hayan hecho en un programa que satisface sus peores impulsos.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!