Terelu Campos posa en bañador, por primera vez en 30 años, tras reconstruirse el pecho

No han sido unos meses fáciles para Terelu Campos. A su delicado estado de salud -el pasado mes de octubre tuvo que someterse a una doble mastectomía en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz por la aparición de un segundo cáncer de mama-, se le sumó su marcha del programa « Sálvame» en el que colaboraba. Además, la semana pasada se hacía público su decisión de vender su ático de Pozuelo de Alarcón por sus problemas económicos.

Pese a todo, la hija de María Teresa Campos ha decidido sonreír a la vida y posar en bañador, por primera vez en 30 años, después de someterse a la doble mastectomía y reconstruirse el pecho. Protagoniza la portada de la revista «Lecturas» de esta semana, en la que se puede ver a la presentadora de televisión de lo más favorecida con un conjunto blanco con rayas en negro. En el interior, hay un reportaje fotográfico luciendo cuerpo y varias imágenes de Terelu Campos en la casa que quiere vender.

Portada de la revista «Lecturas»

Confiesa que pasó mucho «miedo» por la operación, pero ahora ya se encuentra recuperada. «Tengo la teta tipo ‘patchwork’, un trocito cosido por aquí, otro por allí. Me la pela. ¡Estoy aquí y hubiera estado aquí hasta sin tetas! Tengo un escote estupendo, aunque yo quería menos pecho. Tengo una 90 de contorno y estoy entre una B y una C», dice. También cuenta que el propio Alejandro Sanz, con el que mantiene una excelente relación, se ha ofrecido a llevarla a su tatuador: «Me regalará una sesión con un tatuador amigo suyo para que me tatúe el pezón».

Salida de «Sálvame»

En la misma publicación, la televisiva confiesa que está muy indignada con sus excompañeros del programa «Sálvame» por hablar de sus deudas económicas. «Me duele que mis excompañeros hablen de eso», desvela a la vez que con el que más está enfadada es con Kiko Hernández. Y añade: «Si algún compañero vende su casa, tiene todos mis respetos y mi apoyo. Yo estaría a su lado para intentar mejorar sus condiciones de venta, y de hecho sé que hay compañeros que lo están haciendo».

Terelu Campos asegura que no se trata solo de dinero. La casa se le queda muy grande y fue una decisión que tomó en invierno, cuando aún estaba trabajando en «Sálvame». «Mi hipoteca está pagada religiosamente. Cada mes», recalca la televisiva.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!