Tensión interna en el Gobierno por la gestión de Delgado del caso con Villarejo

Las √ļltimas grabaciones del caso Villarejo difundidas ayer por un portal web de muy reciente creaci√≥n, moncloa.com, no est√°n judicializadas en ninguna de las piezas abiertas en el sumario de la operaci√≥n T√°ndem, al contrario de lo que suced√≠a, por ejemplo, con las cintas de Corinna Larsen. El que se trate de material ajeno a la causa demuestra, seg√ļn todas las fuentes consultadas por ABC, que el excomisario encarcelado hab√≠a dejado a buen recaudo material sensible para utilizarlo en el momento en el que considerase m√°s adecuado para su estrategia de defensa. Mientras tanto, la perplejidad y las dudas en el Gobierno aumentan por c√≥mo se ha gestionado la crisis desde el Ministerio de Justicia.

El material difundido no es comprometido por lo que se habló en el almuerzo del 23 de octubre de 2009, celebrado porque Villarejo había sido condecorado, sino por las discutibles explicaciones ofrecidas por la ministra de Justicia, Dolores Delgado, sobre su relación de aquella época con este preso. Para varias de las fuentes consultadas se trata de una advertencia al Poder Judicial en el sentido de que como no se solucione su situación procesal algunos de sus miembros más conocidos pueden encontrarse con la misma sorpresa que la exfiscal.

Relaciones con jueces

En este sentido son conocidas las relaciones del jefe de la trama T√°ndem con relevantes miembros de la Judicatura y la Fiscal√≠a, tanto de la Audiencia Nacional como del Tribunal Supremo. Baltasar Garz√≥n, tambi√©n presente en la comida de la pol√©mica, es s√≥lo un ejemplo de esos contactos. Pero hay m√°s, y muchos recuerdan que uno de los negocios en los que Villarejo ten√≠a intereses era Schola Iuris, donde han dado clases relevantes magistrados y representantes del ministerio p√ļblico.

Tambi√©n est√° constatado que el expolic√≠a grababa todas y cada una de sus citas, sin importarle que sus interlocutores fueran amigos o no, compa√Īeros o profesionales de cualquier tipo, y que almacenaba el material a la espera de poder util√≠zalo de la mejor forma para sus intereses. ¬ęAhora m√°s de uno se lleva las manos a la cabeza, porque no pod√≠an imaginar que este hombre fuera capaz de hacer algo as√≠, incluso con sus m√°s allegados¬Ľ.

En el Gobierno la situaci√≥n se vive entre la citada perplejidad y el temor a que pueda difundirse nuevo material sensible que ponga a√ļn m√°s en cuesti√≥n la figura de la ministra de Justicia. Las fuentes consultadas por ABC llaman la atenci√≥n sobre la familiaridad de trato entre los comensales -adem√°s de los ya citados, los tambi√©n comisarios principales Enrique Garc√≠a Casta√Īo y Gabriel Fuentes, y el director Adjunto Operativo de la √©poca, ya jubilado-, lo que resulta extra√Īo si, como sostiene Delgado, sus contactos con ese polic√≠a fueron puntuales. Es m√°s; compa√Īeros de los mandos citados aseguran que la relaci√≥n era mucho m√°s estrecha.

En el Ejecutivo de Pedro S√°nchez, como se sabe, hay dos ministros que proceden de la Audiencia Nacional: la de Justicia, y Fernando Grande-Marlaska, titular de Interior. La relaci√≥n actual entre ambos s√≥lo se puede explicar por su etapa en ese √≥rgano jurisdiccional, donde al principio tuvieron una relaci√≥n cordial, que posteriormente se enfri√≥ algo coincidiendo con el acercamiento de Delgado a Baltasar Garz√≥n. ¬ęAhora la relaci√≥n entre los ministros no es mala¬Ľ, sostienen desde Interior y corroboran en La Moncloa.

Desde su llegada al Gobierno Grande-Marlaska apenas se ha referido en p√ļblico al caso Villarejo, y ayer no quiso mantener contacto alguno con los medios en los actos de la festividad de La Merced, patrona de Instituciones Penitenciarias. Sin embargo, seg√ļn fuentes de la m√°xima solvencia consultadas por ABC, poco despu√©s de llegar a su despacho lanz√≥ mensajes privados muy contundentes a alguno de los implicados en la investigaci√≥n en el sentido de que ten√≠an su apoyo incondicional para llegar hasta el final, ¬ęestuviese quien estuviese implicado en los hechos¬Ľ.

Ayer desde La Moncloa no se trasladaba un apoyo expl√≠cito a Delgado. S√≠ se defend√≠a que, a su entender, las grabaciones demuestran el ¬ęcar√°cter personal¬Ľ de la cita. Se considera que el contenido desvelado no tiene ¬ętrascendencia judicial¬Ľ y que no tendr√° recorrido. Pero se muestran m√°s dudas en lo que respecta a la trascendencia pol√≠tica del caso para el futuro de la ministra.

Situación incómoda

Para Interior, obviamente, que la ministra de Justicia haya sido relacionada con el caso T√°ndem es especialmente inc√≥modo. Incluso hay quien sostiene, sin pruebas, que las filtraciones est√°n dirigidas desde esa Casa, lo que es radicalmente desmentido por el departamento de Marlaska. ¬ęNo es as√≠, pero es que adem√°s ser√≠a absurdo, porque una nueva dimisi√≥n en el Gobierno causar√≠a una inestabilidad de consecuencias imprevisibles para todos¬Ľ, a√Īaden. ¬ęY nadie se tira piedras contra su tejado¬Ľ.

En el Ejecutivo hay una tercera persona, adem√°s de Fernando Grande-Marlaska, que procede la Judicatura: se trata de la ministra de Defensa, Margarita Robles, que desde antiguo mantiene una mala relaci√≥n con Baltasar Garz√≥n. Robles, de quien depende el CNI, es se√Īalada tambi√©n por algunos como una de las ministras que no tienen la mejor relaci√≥n con la titular de Justicia.

En lo que coinciden todas las fuentes consultadas, incluso las que tienen buena relaci√≥n con la ministra, es en que la situaci√≥n de Dolores Delgado es pr√°cticamente insostenible. ¬ęVa a estar a merced de este caso, de que pueda salir alg√ļn nuevo dato o no, de que alguien la intente implicar con raz√≥n o sin ella. Si hay movimientos que se puedan interpretar como favorables a Villarejo, malo; y si es al contrario, no ser√° mucho mejor para ella. Es una situaci√≥n diab√≥lica¬Ľ.

Mientras tanto, el caso avanza. Las fuentes consultadas no son capaces de adivinar hasta d√≥nde pueden llegar las investigaciones, sobre todo porque a√ļn queda por analizar la mayor parte de la documentaci√≥n intervenida al excomisario. De momento queda una pieza secreta, y la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional a√ļn se tiene que pronunciar sobre si como pretende el instructor se archivan otras.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!