¬ęTen√≠a miedo y no sal√≠a de casa¬Ľ

Los celos parecen estar detr√°s de la brutal agresi√≥n que sufri√≥, presuntamente, una menor de 14 a√Īos el lunes pasado al salir del Instituto de Educaci√≥n Secundaria (IES) Francisco de Quevedo del distrito de San Blas (Madrid). La dos supuestas autoras, de su misma edad, fueron detenidas ayer y pasaron a disposici√≥n de la Fiscal√≠a de Menores. Por su edad ya son imputables. Est√°n acusadas de un presunto delito de lesiones. Mientras, la persona que grab√≥ y difundi√≥ las im√°genes del ataque en una conocida red social ‚Äďque acab√≥ en los tel√©fonos de buena parte del alumnado‚Äď est√° identificada pero no ha sido arrestada.

La víctima se había cambiado de centro este curso. Era nueva y realizaba 2 de Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Los hechos se produjeron a las tres y media del pasado día 23, al acabar la jornada lectiva en el exterior del recinto. En la puerta la estaban esperando dos menores de su misma edad a las que, al parecer, conocía, ya que eran alumnas y amigas, sobre todo una, del cercano IES de Simancas, situado a escasos quince minutos a pie, donde estudió la agredida.

La autora de la brutal agresión de negro sobre la víctima
La autora de la brutal agresión de negro sobre la víctima РABC

Fue en la calle de Arcos de Jal√≥n cuando las escolares que la esperaban la comenzaron a insultar y zarandear. Una de las detenidas se encarg√≥ de localizarla y avis√≥ a la otra. ¬ŅEl motivo? La segunda se enter√≥ de que la v√≠ctima estaba saliendo con el que hab√≠a sido su novio por lo que quiso vengarse, seg√ļn ha podido saber ABC de fuentes del caso.

En un momento dado, la exnovia, de etnia gitana, la agarr√≥ del cuello y la derrib√≥. Ambas rodaron por el suelo y tras ponerse encima de ella, la golpe√≥ en la cabeza, cara y nariz, adem√°s de tirarle del pelo sin que la v√≠ctima pudiera evitarlo. Mientras tanto, un grupo cada vez m√°s numeroso de adolescentes rodeaban la escena a modo de parapeto y grababan con sus tel√©fonos m√≥viles. Seg√ļn algunas versiones, muchos acompa√Īaban a las atacantes e hicieron un corro para evitar que la v√≠ctima pudiera huir o que fuera ayudada, intimidando a los dem√°s. ¬ęFue una encerrona¬Ľ, indicaban algunos alumnos mayores de edad del IES Francisco de Quevedo. A decir de otros, gran parte eran mirones. Chicos del instituto a los que se sumaron otros ¬ędesconocidos¬Ľ que podr√≠an haber acudido con las arrestadas.

Ninguno socorrió a la víctima. Miraban la escena y hacían videos. Ella comenzó a sangrar

Ninguno socorri√≥ a la v√≠ctima. Miraban y hac√≠an v√≠deos. ¬ę¬°Dios m√≠o!. Ayyy…¬Ľ, eran algunas exclamaciones ante los golpes que le propinaba, seg√ļn las im√°genes del ataque adelantado por el Mundo. La lesionada comenz√≥ a sangrar abundantemente por la nariz, la frente y la cara. ¬ęLe arrancaron el piercing¬Ľ, precis√≥ una joven. Cuando pudo levantarse, se dirigi√≥ al centro con ayuda de algunos escolares, y pidi√≥ auxilio.

Operada de la nariz ayer

Los responsables avisaron a su familia y la trasladaron hasta el Hospital Ramón y Cajal. Sufría contusiones diversas y fractura de la nariz. Ayer fue operada y su madre y abuela, con las que convive, estaban muy nerviosas. No quisieron hacer declaraciones. Denunciaron los hechos en la comisaría de San Blas y adjuntaron el vídeo.

Otro momento de la paliza
Otro momento de la paliza – ABC

¬ęSe encuentra mal. Apenas puede hablar por la operaci√≥n. Ten√≠a mucho miedo cuando se enter√≥ de que la otra chica la buscaba porque le hab√≠an dicho que estaba saliendo con su ex¬Ľ. Eso dec√≠a una joven que la llamaba ¬ęhermana¬Ľ porque su padre era o fue pareja de la madre de la lesionada.

¬ęLa agresora le dijoque solo quer√≠a hablar. Mi ‚Äėhermana‚Äô se sent√≠a impotente porque dos semanas antes fueron un mont√≥n al portal de casa a pegarla. No pas√≥ nada porque estaban mis padres. Ella tem√≠a que si ped√≠a ayuda fuera peor y acudiesen m√°s. Por eso no sal√≠a de casa.Yal final, mira: acab√≥ pasando, fueron al instituto y la acorralaron pero solo la peg√≥ una, la del exnovio¬Ľ, recalcaba.

Víctima y agresora habían sido muy amigas aunque habían tenido desencuentros. Algunos decían que la primera se cambio de centro por que era acosada

Al parecer, v√≠ctima y atacante hab√≠an sido muy amigas. Su ¬ęhermana¬Ľ sosten√≠a que lo era a√ļn. No obstante, hab√≠an tenido algunos desencuentros anteriores. No se sabe el motivo de los problemas previos al episodio de celos. Lo cierto es que eran muchos en su entorno los que aseguraban que la lesionada se hab√≠a cambiado de centro porque en el anterior sufr√≠a acosos escolar. No se sabe por parte de qui√©n ni porqu√©. Un extremo que no pudo ser confirmado por la Comunidad de Madrid.

La conmoci√≥n se apoder√≥ ayer de los dos institutos en los que la Consejer√≠a de Educaci√≥n ha abierto expedientes para investigar lo ocurrido ¬ęante su gravedad¬Ľ, al igual que el ha hecho el Francisco de Quevedo. Adem√°s, se ha activado el protocolo ante casos de acoso escolar para determinar si la agresi√≥n est√° relacionada con ese asunto o no tiene nada que ver.

¬ęVi a la chica escupir sangre¬Ľ

¬ęEl lunes al salir de clase vi a un mont√≥n de gente en un c√≠rculo. Me asom√© y flip√©. Vi a la chica escupir sangre. Nadie hac√≠a nada ni siquiera intentaban separarlas. Deb√≠an temer que arremetieran contra ellos. Hab√≠a mucha gente. M√°s de quince. Yo dir√≠a que unos treinta. La agresora era gitana y hab√≠a algunos en el corrillo que lo parec√≠an¬Ľ, eso dec√≠a otra alumna. ¬ęEmpec√© a decir: ¬°Se van a matar!.Si alguien la hubiera defendido el asunto no habr√≠a llegado tan lejos¬Ľ, explicaba muy afectada y consternada a√ļn.

Nadie entend√≠a tampoco como el hecho de salir con un exnoviete pudiera desembocar en un hecho semejante. ¬ęQuiz√° sea por alg√ļn c√≥digo de honor de gitanos, pero es imposible. Es pura violencia¬Ľ, precisaban otros.

En clase el tema obligado ayer en el Francisco de Quevedo fue el ¬ębullying¬Ľ. A un grupo su tutor les pregunt√≥ que c√≥mo hab√≠an vivido lo ocurrido, si lo hab√≠an visto, qu√© sent√≠an, qu√© pensaban y lo m√°s importante: ¬ęQue no se quedaran callados nunca al contemplar insultos, amenazas o agresiones a alguien o a ellos mismos. Que se lo comunicaran a otros profesores, adultos o alguien de confianza¬Ľ, recalcaban. Luego estaba la segunda parte: la moda de grabar las peleas y colgarlas en las redes. Para inmortalizarlas.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!