«tengo que salir a comer pollas para vivir»

El Parlamento de Canarias acogió este martes la comparecencia de la una transexual que se llama Cindy González como es representante por la isla de El Hierro de la ATC Rainbow. En presencia de autoridades de diverso pelaje político, que analizaba los derechos de este colectivo, dijo que hace vida normal y ejerce la prostitución para vivir porque no le queda otra que «salir a comer pollas, hablando mal y pronto».

González, natural de Gran Canaria y residente en Tenerife, es activista de este colectivo desde hace cuatro años y tiene 31. Compareció a propuesta de Podemos a fin de analizar qué pasa en este colectivo en las islas. Afirmó que el 85% de las transexuales en las islas está en desempleo.

Afirmó que los grupos de presión de gays y lesbianas se han aprovechado de su colectivo para captar ayudas y «con la transexualidad no podemos hablar de igualdad, hay que hablar de equidad». «Tendríamos que adaptarnos a las necesidades. No es un tema de formación, llevo cuatro meses para ir a limpiar a Ilunion para fregar pisos teniendo la titulación como psicóloga», dijo.

Lobby

Agregó que «no podemos estar destinando presupuestos» a asociaciones LGTBI «cuando nos dan dos sobres de lubricante y un paquete de condones». «Tenemos que tener más conciencia de dónde está el dinero».

Afirmó que los derechos de los gays fueron defendidos en primera instancia en España por las transexuales para «defenderlos a ellos». «Hemos quedado en el olvido», dijo. Ejerce desde los 17 años la prostitución y tiene un 65% de discapacidad. «No me queda otra que sair a comer pollas», afirmó.

Empleo

Cindy González recordó que ha trabajado hasta hace pocas fechas en Madrid como jardinera con un contrato de tres meses. Alertó que que muchas empresas prefieren pagar una multa por no contratar a personas con lo que considera una discapacidad que cumplir con los planes para su colectivo. Afirmó que en los centros escolares los menores que tienen su mismo problema sufren acoso escolar y nadie pone remedio.

Lamentó que la sociedad abandone a este colectivo y la ausencia de empatía hacia ellas. Afrimó que la normativa canaria sobre necesidades de transexuales «no funciona» porque se hizo de espaldas a los afectados. Entre los efectos negativos, afirmó que está el de la poca protección que tienen para acceder al mercado laboral.

González dijo que estudió psicología y es auxiliar de peluquería. Sin embargo, afirmó, no le dan empleo en el sector privado bajo el argumento de estar sobrecualificada. Afirmó que el primer problema de las personas transexuales es el acoso escolar y señaló que es un colectivo afectado por problemas de exclusión e infinidad de trastornos cuando no se asume la identidad en un tiempo adecuado.

Además, Cindy González reclamó que los servicios sociales reciban preparación para atender las necesidades de mujeres transexuales que no reciben ayuda porque tienen una red familiar de apoyo, algo que, dijo, es una injusticia porque «no tienen que ser ni ni».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!