«Tener un bebé no puede ser un problema económico»

En la medida en que lo permita el presupuesto, la Xunta seguirá invirtiendo en medidas para el fomento de la natalidad. La necesidad impera. Como reconoció ayer el presidente de la Xunta, ninguna administración puede aceptar el hecho de que «tener un bebé sea un problema económico» para las parejas, y menos en Galicia, donde la inversión de la pirámide poblacional ofrece noticias cada vez más alarmantes.

Ayer, tras presidir el Consello, Alberto Núñez Feijóo anunció algunas reformas en la medida estrella de Política Social a la hora de fomentar los nacimientos: la Tarxeta Benvida. Como novedades, el bono de cien euros mensuales por hijo —que ya ha beneficiado a 40.000 bebés en la Comunidad— se podrá solicitar «desde el primer instante en que una mujer está embarazada». En segundo lugar, las familias que hayan percibido la ayuda en 2018 y hayan visto disminuidos sus ingresos por debajo del umbral de renta (22.000 euros), «tendrán derecho a una ampliación», como podría ocurrir si alguno perdiera su trabajo. Por último, la Tarxeta se abre a los retornados, de modo que si un inmigrante llega a Galicia con un hijo de menos de un año, podrá acogerse a la prestación.

Las tres modificaciones se suman a las aplicadas el pasado año; incentivos por los que una familia tiene derecho a recibir 1.200 euros de renta anuales en caso de tener un solo hijo. Si tiene más, las percepciones cambian. Por ejemplo, si los menores ya son dos, la familia podrá acceder a la misma cantidad —cien euros al mes— durante un periodo de dos años. En el supuesto de tres hijos o más, la ayuda ascendería a 2.400 euros y se ampliaría al segundo y al tercer año desde su nacimiento.

Hasta el momento, los datos de los que dispone la Xunta avalan la buena acogida del bono, incluso con miras a futuro: la administración estima en 9.000 niños los que se acogerán a la Tarxeta en un plazo de tres años. Pero también deja algún matiz, como la brecha de riqueza que separa a las parejas sin hijos respecto a las que ya han decidido dar a luz a uno. Seis de cada diez beneficiarios son menores de familias con rentas bajas, lo que llevó a Feijóo a pensar que el problema de la natalidad es, primero, «tremendamente complejo», y segundo, «no un exclusivamente económico».

Complemento de pensiones

Por otro lado, el Consello anunció más medidas de corte social, como la aprobación del complemento extraordinario autonómico de 206 euros para los perceptores de pensiones no contributivas y para los adscritos al Fondo de Asistencia Social y Subsidio de Garantías de Ingresos Mínimo. Se ingresará automáticamente en los diez primeros días de enero y de él se beneficiarán unas 39.000 personas.

Iniciativas, todas ellas, que alcanzan también a la lucha contra la violencia de género. La reunión del Gobierno gallego autorizó un incremento del 40% en las ayudas de 2019 y 2020 a las mujeres víctimas, que vienen oscilando entre los 300 y los 800 euros. En global, se invertirán 1,4 millones más que en periodos anteriores, años en los que el número de beneficiarias alcanzó las 3.430 mujeres. Galicia, así, sigue siendo la única autonomía que ayudas complementarias a las del Estado.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!