Tarek Saab solicita a la Interpol extraditar al extesorero venezolano Alejandro Andrade detenido en EE.UU.

El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, informó hoy que su despacho inició una investigación contra el extesorero nacional, Alejandro Andrade, por «venta irregular de bonos de la nación» a la banca privada y que está tramitando una solicitud de aprehensión con alerta roja a Interpol.

El anuncio de Saab surge después de que el martes pasado la Fiscalía estadounidense informara que Andrade, de 54 años, se declaró culpable de un cargo de conspiración para cometer lavado de dinero en un caso que se le sigue por sobornos y blanqueo multimillonario de 1.200 millones de dólares.

También aprovechó para anunciar el «bloqueo e inmovilización» de las cuentas de Andrade en Venezuela, así como la orden de incautación de bienes a su nombre. «Esperamos que el Gobierno de ese país (Estados Unidos) nos entregue a este criminal», añadió.

Andrade está siendo investigado por el Ministerio Público venezolano por delitos de «peculado doloso propio, legitimación de capitales y concierto de funcionario con contratista». «Las acciones que vamos a emprender o que ya estamos emprendiendo porque se la ha abierto (…) un código de investigación, destacan entre otras, dictarle una orden de aprehensión alerta roja de Interpol porque este ciudadano vive en los Estados Unidos dándose la ‘dolce vita’ de una manera brutal y totalmente grotesca», dijo.

Se conoce que Andrade ha estado colaborando con el FBI (Buró Federal de Investigaciones) como informante para señalar a otros personajes involucrados en casos de corrupción. El 20 de noviembre, la instancia decidió incautarle al menos 70 propiedades, bienes y artículos, para que sean vendidos, de acuerdo a lo establecido en las leyes. Se incluyen 17 caballos, 13 vehículos, 5 propiedades de bienes raíces en Wellington, Palm Beach y Del Ray, en Florida, y 35 relojes de muy buenas firmas.

La acusación

Las fuentes de la acusación presentada en la Corte Federal de Miami, que delinea una conspiración para lavar 1.200 millones de dólares malversados a las arcas de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), confirmaron que los tres hijos de la esposa de Maduro, Cilia Flores, son los individuos identificados como «los hijos políticos del Funcionario Venezolano 2», según informó el pasado mes de julio portal digital estadounidense «el Nuevo Herald».

La operación también vincula al empresario, Francisco Convit Guruceaga, uno de los principales accionistas de la controversial firma Derwick Associates, y al banquero alemán Matthias Krull.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!