¬ęTampoco te creas que he visto tantas negociaciones peores que esta…¬Ľ

Sindicalistas, estibadores, empresarios, trabajadores de aeropuertos… Marcos Pe√Īa, expresidente del Consejo Econ√≥mico y Social (CES), ha librado como mediador todo tipo de batallas. Ha sido el intermediario en conflictos cuya resoluci√≥n se antojaba imposible y, como pr√°cticamente todos los espa√Īoles, asisti√≥ el jueves perplejo a c√≥mo Pedro S√°nchez y Pablo Iglesias, o lo que es lo mismo, PSOE y Unidas Podemos, no consiguieron ponerse de acuerdo para sentar las bases de un Gobierno de coalici√≥n.

¬ęLos sindicalistas son mejores, al final necesitan pactar. Ellos y los empresarios. Siempre se ha pactado todo y de todo. Con l√≠os o sin l√≠os¬Ľ, dice Pe√Īa entre risas, tras ser preguntado por c√≥mo dos partidos ubicados en el mismo espectro ideol√≥gico, a los que se les deber√≠a presuponer sinton√≠a, no fueron capaces de entenderse. No s√≥lo eso: tambi√©n protagonizaron correosos enfretamientos verbales en sede parlamentaria: ¬ęEs un caso de falsos hermanos. Siempre es m√°s f√°cil negociar con alguien que no es tan af√≠n o, visto de otra forma, que no es tan competidor tuyo¬Ľ.

Esta frase de uno de los negociadores m√°s reconocidos de Espa√Īa pone de manifiesto que la batalla por la supremac√≠a en la izquierda pol√≠tica, especialmente cruenta a√Īos atr√°s con el PSOE en horas bajas y Podemos al alza, que parec√≠a olvidada, no lo est√° tanto. No obstante, el experto estima que el aspecto fundamental que revent√≥ la negociaci√≥n es otro.

¬ęPara poder llegar a un acuerdo, un elemento fundamental es la voluntad: querer¬Ľ, setencia Pe√Īa, quien tambi√©n indica que en la mayor√≠a de negociaciones ¬ęlas partes est√°n obligadas a querer llegar a un acuerdo¬Ľ. Curiosamente este es el reproche que se lanzaron ambas partes cuando fracas√≥ la sesi√≥n de investidura de Pedro S√°nchez: ¬ęSe ha dado un debate basado en simpat√≠as, antipat√≠as, desconfianzas que no ha partido de un diagn√≥stico de las necesidades de tu pa√≠s¬Ľ.

Delimitar el problema

Junto a la voluntad de llegar a un acuerdo, Pe√Īa tambi√©n se√Īala que es necesario, por obvio que pueda parecer, que exista un segundo elemento para que una negociaci√≥n entre dos partes pueda llegar a buen puerto. ¬ęEs conveniente recordar que para resolver un problema es importante delimitarlo correctamente¬Ľ, resalta el experto, que considera que el problema a solucionar, en el caso de la disputa entre PSOE y Unidas Podemos, no estaba bien delimitado por ninguno de los actores.

¬ęLa delimitaci√≥n del problema es confusa. Un problema nunca puede ser subjetivo, es decir, este me cae mejor o peor. La delimitaci√≥n debe ser objetiva y aqu√≠ la delimitaci√≥n del problema a resolver con la negociaci√≥n se llama Espa√Īa¬Ľ, especifica el expresidente del CES, que vuelve a se√Īalar la importancia de anteponer un acuerdo con pol√≠ticas antes de abordar el reparto de las carteras ministeriales: ¬ęLo principal es qu√© quiero hacer con Espa√Īa. Hay que tener una idea de tu pa√≠s y luego ver c√≥mo lo puedes conseguir¬Ľ.

El respeto

Fajado en mil batallas, Pe√Īa se reserva a la hora de encontrar un paralelismo entre esta negociaci√≥n por la investidura de S√°nchez con otras que √©l haya vivido en el pasado. ¬ęTampoco te creas que he visto tantas negociaciones peores que esta…¬Ľ, ironiza, para despu√©s dejar sobre la mesa una frase que resume una realidad preocupante. ¬ęA lo que no me ha recordado es al entendimiento entre diversos al que estamos acostumbrados¬Ľ. lamenta el negociador, quien se√Īala ¬ęel respeto al otro¬Ľ como un aspecto fundamental para poder llegar a un entendimiento en casos as√≠. ¬ęNo se puede demonizar a la otra parte. La educaci√≥n es fundamental¬Ľ, puntualiza.

¬ęParece que hay una obsesi√≥n entre los pol√≠ticos por que les den la raz√≥n. Pero el mensaje de ‚Äúyo tengo raz√≥n‚ÄĚ es letal en estos casos¬Ľ, insiste Pe√Īa, quien vuelve a repetir que el aspecto decisivo en negociaciones como estas ¬ęno es conciliar razones, sino intereses. Tienes que saber en qu√© pa√≠s est√°s y qu√© quieres hacer¬Ľ. Y antes de zanjar la conversaci√≥n, este hombre, que ha puesto de acuerdo a multitud de enemigos ac√©rrimos con visiones opuestas de una misma realidad, lanza un √ļltimo recado en forma de postilla. Por si alguien en el Hemiciclo quiere escuchar: ¬ęTambi√©n hace falta cierta dosis de modestia, claro¬Ľ.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!