Swiped: una película machista sobre el lado B de las citas

Swiped

Nuestra opinión: mala

(Estados Unidos/2018). Dirección y guion: Ann Deborah Fishman. Elenco: Noah Centineo, Kristen Johnston. Disponible en: Netflix.

Si bien la novela de Jenny Han, A todos los chicos de los que me enamoré, ya tenía su base de fanáticos que le aseguraba a su adaptación un éxito instantáneo, gran parte del encanto del film original de Netflix provino de su galán, Noah Centineo.

La f√≥rmula comedia rom√°ntica+Noah Centineo le result√≥ irresistible a la plataforma de streaming, quien lo ubic√≥ como contrafigura de Shannon Purser en Sierra Burgess es una loser, y como protagonista excluyente de La cita perfecta. Swiped, que fue filmada antes de su ascenso al estrellato, curiosamente parte de una premisa similar a esta √ļltima pel√≠cula: la concepci√≥n de una app para que la gente pueda conocerse personalmente, tras una buena primera impresi√≥n virtual. Sin embargo, en este caso estamos ante una producci√≥n que no solo atrasa en su modo de ver las relaciones, sino que tambi√©n exuda un machismo que nos vuelve incr√©dulos ante el dato de que el film fue escrito y dirigido por una mujer.

Centineo interpreta a Lance Black, un popular estudiante universitario que aprovecha su estad√≠a en la instituci√≥n para tener encuentros casuales con mujeres a las que “despacha” a su antojo. Del otro lado del espectro est√° James Singer (Kendall Ryan Sanders), el verdadero protagonista del film, un genio de la programaci√≥n (t√≠mido, retra√≠do y unos cuantos clich√©s m√°s) que tiene a Lance como compa√Īero de cuarto, quien lo termina persuadiendo de crear una aplicaci√≥n de citas que pretende ser revolucionaria. De todas formas, no estamos ante una s√°tira sobre Silicon Valley, lo que quiz√°s hubiese sido m√°s interesante.

El problema del film es que no se r√≠e ni cuestiona a tiempo esos rasgos “revolucionarios” de la app, llamada Jungla, y que esencialmente consisten en breves cl√°usulas que benefician las necesidades masculinas por sobre las femeninas. Es decir, las mujeres no tienen derecho a saber el nombre de la persona con la que se van a encontrar, no pueden hacer preguntas ni tampoco pueden pedir otra cita, porque de lo contrario ser√°n castigadas con una suspensi√≥n virtual. El mensaje es demasiado violento para una comedia que no sabe manejar el tono del g√©nero y que cuando llega al momento de la redenci√≥n de los hombres -deconstrucci√≥n que aqu√≠ no es tal- no solo no es veros√≠mil, sino que adem√°s no encuentra a su audiencia predispuesta.

Tampoco ayuda que los gays sean usados como remates de chistes oxidados y que el placer femenino sea pr√°cticamente inexistente. Para la pel√≠cula, las mujeres tienen como √ļnica meta una cita perfecta, con flores, una declaraci√≥n de amor pomposa y una cena pagada por el hombre.

ADEM√ĀS

Lee m√°s: lanacion.com.ar


Comparte con sus amigos!